Cocina
Imagen de una pareja en la cocina. GTRES

El decreto de habitalidad y diseño de viviendas que está preparando el Gobierno del País Vasco se ha redactado teniendo en cuenta, por primera vez en España, la Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres con el objetivo de "eliminar desigualdades" y promover la igualdad de género. Un aspecto que el Ejecutivo de Íñigo Urkullu considera "indispensable".

Para ello, el borrador —todavía en fase de alegaciones— incorpora medidas como que "el espacio para cocinar tendrá preferentemente las dimensiones de cocina comedor. En su defecto, el espacio se diseñará colindante con el (sala de) estar-comedor de forma que pueda unirse a éste de forma directa, y/o tener una conexión visual directa".

Además de impedir el aislamiento de la persona que elabora la comida, el Ejecutivo de Íñigo Urkullu propone que las cocinas cuenten con al menos siete metros cuadrados de "superficie útil" para elaborar comidas, una dimensión mínima en la que caben al menos dos personas y se evita así el aislamiento.

Respecto a las cocinas, además, el texto establece que las cocinas deberán contar con una superficie útil de al menos cinco metros cuadrados y ocho junto al comedor cuando estas estén integradas en el mismo. Si se trata de una vivienda que cuente con una sola estancia para la cocina, la sala de estar y el comedor, este espacio no será menor de 17 metros cuadrados.

La superficie útil mínima para que una vivienda sea habitable deberá ser de 35 metros cuadrados y la altura mínima de 2,5 m2 al menos ene l 75% de la superficie, pudiendo reducirse a 2,30 m2 en cocinas y a 2,2 m2 en pasillos o aseos.

Respecto al tamaño de las habitaciones, el decreto estable que si la vivienda está compartimentada dispondrá de al menos un espacio de 10 metros cuadrados destinados a dormir. Cuando la casa tenga varias habitaciones, las dobles no podrán bajar de los ocho metros cuadrados y las simples de los seis.

Armarios

"La vivienda debe disponer, como mínimo, de un espacio capaz de albergar un mueble para almacenamiento general y de un espacio capaz de albergar un mueble para almacenamiento personal. El espacio de almacenamiento mínimo por persona que debe existir en la vivienda será de 1m3.

Este decreto que ultima la Consejería de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda (dependiente del PSE) incluye por primera vez criterios de género, pero también de accesibilidad, salubridad y sostenibilidad.

"Resulta indispensable en la sociedad en la que vivimos, que la habitabilidad contemple también cuestiones relacionadas con la accesibilidad universal y la perspectiva de género", reza la futura norma.

Portales sin ángulos muertos

Para garantizar la seguridad de los habitantes, el decreto establece que "se evitarán en todos los espacios comunes la existencia de ángulos muertos, retranqueos, esquinas, zonas oscuras y demás espacios que puedan poner en peligro la seguridad de las personas usuarias del edificio. En caso de que existan este tipo de ángulos o esquinas, se deberá disponer de espejos u otros sistemas visuales para que se visibilice".

Para ello, también, todos los espacios comunes deberán contar con una iluminación adecuada y encendido automático.

Para acceder al garaje, los ascensores dispondrá de llavines tanto para salir como para entrar y así evitar "problemas de instrusión".

Polémica

Este documento ha recibido críticas en las redes sociales, donde ha sido calificado de "cavernícola y machista".

En una entrevista en Onda Cero, el director general de vivienda del País Vasco, Pablo García Astrain, defendió que el objetivo de este decreto es que las viviendas sean "más igualitarias". Al regular la dimensión y forma de las cocinas, García Astrain explica que "no es solo el tamaño de la cocina, sino de no confinar a la persona que asume las tareas".

Consulta aquí más noticias de Álava.