El área sanitaria de Lugo mantiene controlado un brote de tuberculosis con nueve afectados, entre los que se incluyen seis niños, tras haber detectado el caso inicial.

Así lo han explicado a Europa Press fuentes de la gerencia sanitaria de Lugo, que han concretado que han sido detectado el caso índice inicial, otros seis niños -que no pueden contagiar la enfermedad- y dos adultos.

Las mismas fuentes han relatado que tras la detección a finales de agosto de 2019 de un caso de tuberculosis en un niño de dos años, el Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA), en coordinación con la Unidad de Prevención y Control de la Tuberculosis (UTB) de Lugo, "inició el estudio de sus contactos" siguiendo el protocolo establecido por el Programa Galego de Prevención e Cotrol da Tuberculose.

En el marco del protocolo de estudio de contacto de un caso de enfermedad tuberculosa en un niño, en primer lugar se busca el caso fuente entre los adultos, ya que los niños pequeños no contagian debido "a su incapacidad de expectorar", explican, que mantuvieron "un contacto estrecho con el enfermo".

A raíz de este estudio, se han diagnosticado más niños enfermos e infectados, por lo que, han indicado las mismas fuentes, se "realizaron las pruebas necesarias a toda la comunidad de personas que estuvieron en contacto con ellos", con la finalidad, han destacado las mismas fuentes sanitarias, "de encontrar el caso inicial que empezó la cadena de transmisión", el cual "ya está localizado y a tratamiento antituberculoso".

EN UNA FAMILIA

Por ello, aclaran las mismas fuentes sanitarias, "ya no representa un riesgo para la población". Al respecto, han indicado que, según transcurra la investigación, se determinará "la conveniencia de ir ampliando o no el estudio", en función "de la aparición o no de nuevos infectados/enfermos o darlo por concluido", han destacado.

Las mismas fuentes consultada, han puntualizado que se trata de un brote dentro de una familia, porque hay un mayor afectado, que se corresponde con el caso inicial, y varios niños relacionados, además de otros dos adultos.

La Consellería de Sanidade explica que la tuberculosis, al tratarse de una enfermedad infecto-contagiosa, en determinados casos requiere de actuaciones especiales, todas coordinadas por una unidad de referencia (UTB), además de la que existe una en cada uno de los grandes complejos hospitalarios de Galicia.

Al respecto, ha explicado que, ante la aparición de un caso de enfermedad se evalúa el riesgo potencial de transmisión y se organiza el estudio de sus contactos, en un principio de los más íntimos -los que conviven más de seis horas diarias con el enfermo-.

Además, las mismas fuentes sanitarias han aclarado que se debe diferenciar, por un lado, la enfermedad tuberculosa -persona enferma de tuberculosis y con sintomatología clínica-, que puede ser contagiosa o no. En este caso, aclaran que "los niños pequeños enfermos no transmiten la enfermedad" por "su incapacidad de expectorar".

Por otro lado está la infección tuberculosa, en relación a la persona que tuvo contacto con el bacilo de la tuberculosis, pero que no está enferma -no tiene síntomas- y "nunca es contagiosa". A las personas que dan positivo, si no existe contraindicación, se les pauta un tratamiento preventivo para evitar que desarrollen la enfermedad en el futuro.

Consulta aquí más noticias de Lugo.