Santiago Segura, con sus hijas Sirena y Calma, en 'El hormiguero'.
Santiago Segura, con sus hijas Sirena y Calma, en 'El hormiguero'. ATRESMEDIA

El hormiguero despidió la semana este jueves con uno de los invitados habituales temporada tras temporada, Santiago Segura. El actor acudió al programa de Antena 3 para hacer balance del éxito de su película, Padre no hay más que uno, que continúa en los cines y que ya han visto más de dos millones de personas.

Una de las curiosidades del filme, aparte de que Segura es protagonista y director como ha hecho en otras de sus películas, es el debut de sus hijas, Calma y Sirena, como actrices, que también participan en la producción.

"Tengo dos sorpresas para ti, pero no sé si van a gustarte", le comentó Pablo Motos nada más comenzar la entrevista. Una de ellas fue la aparición de sus hijas en plató de El hormiguero: "Es muy tarde, que mañana hay colegio", afirmó Segura. Las dos se sentaron con su padre y el presentador, y el madrileño reconoció que "me inspiré en ellas para hacer el guion".

Los espectadores también pudieron ver imágenes del casting de la más pequeña, Sirena, donde su padre le pedía que pusiera caras de "enfadada, rabiosa, alegre, triste".

Al final de la sección de Trancas y Barrancas las dos se despidieron porque, como señaló Motos, "le he prometido a vuestra madre que os iríais pronto".

A los pocos minutos llegó la otra sorpresa, la aparición de Florentino Fernández y José Mota, compañeros de Segura en la obra Dos tontos y yo, que se quedaron para colaborar en las diferentes secciones del programa.