Por tanto, según han informado desde el Ayuntamiento a través de un comunicado, desde la mañana de este jueves solo está operativa una de las dos tuberías que canalizan el agua residual, sin que haya habido interrupciones en el suministro.

Así, desde la mañana de este jueves han actuado en la zona y se ha procedido a la limpieza de la misma en paralelo a la reparación de la canalización, tareas que continuarán a lo largo de las próximas horas, si bien la situación "está ya normalizada".

La fuga de fecales -al no haber alcanzado al mar no debe considerarse vertido- se produjo desde la rotura de la tubería hasta que Emasa se desplazó a la zona para controlar la instalación, inmediatamente a la recepción del aviso por parte de los vecinos.

En este punto, han incidido en que "en ningún caso ese acuífero está conectado con la red de abastecimiento de agua de Emasa en la capital, por lo que no existe peligro alguno de contaminación de esos fecales en el agua que se consuma de la red".

Consulta aquí más noticias de Málaga.