La construcción de un nuevo instituto, recordémoslo, es una fuerte reivindicación social y política en Alcalá de Guadaíra. El PP, por ejemplo, alertaba tiempo atrás del "colapso" de los cinco institutos de educación secundaria del municipio, al afrontar la absorción del alumnado procedente de 19 colegios.

El IES Albero, sin ir más lejos, fue creado para unos 650 alumnos y según el PP, ha llegado a unos 1.100 jóvenes, mientras el IES Crístóbal Monroy tiene hasta "ocho líneas" por curso. La situación es tal, que las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA) se han unido, en una plataforma creada para reclamar la construcción de un nuevo instituto, toda vez que el Gobierno local socialista reconoce que la construcción de un nuevo instituto es directamente "imprescindible para satisfacer la demanda de plazas de los alumnos de la ciudad".

Pero después de ser dispuesta una parcela para acoger el proyecto del nuevo instituto de Alcalá y licitar la Junta el contrato correspondiente a la redacción del proyecto, dirección de obra, dirección de ejecución de obra y coordinación de seguridad y salud de las obras de construcción del nuevo instituto, -que no las obras como tal-, las AMPA alcalareñas han continuado avisando de que Alcalá necesita "otros dos" institutos más para "equipararse" al menos a la oferta educativa media del resto de municipios sevillanos en materia de educación secundaria o bachillerato.

Tras ser contratada en junio por la Junta el contrato para la redacción del proyecto, la dirección de obras y la dirección de ejecución de obras y coordinación de seguridad y salud, el concejal de Educación ha asegurado que Pérez Blanes ha prometido que las obras como tal comenzarán en abril del año que viene, si bien primero será necesario contratar las mismas.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.