Así lo ha expresado el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, en a los periodistas al término de la reunión de la Mesa de Diálogo Social, en la que también han participado, además del vicepresidente, Pablo Zuloaga, el resto de consejeros, el jefe de la patronal, Enrique Conde, y los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras, Mariano Carmona y Carlos Sánchez, quien ha tildado de "fiasco" el encuentro.

Y es que, según ha criticado, este jueves se ha convocado la Mesa general del Diálogo Social, que es "del pasado", de la anterior legislatura, en vez del Consejo del Diálogo Social, que es "del presente" y está aprobado por ley, así como la mesa permanente y las sectoriales, órganos que se convocarán "cuanto antes", según Revilla.

Al margen de este "tema de protocolo", como lo ha denominado el presidente, en el encuentro -que se ha prolongado durante algo más de media hora- "el espíritu que subyace" entre los representes de los ciudadanos, empresarios y trabajadores es que ante una situación "complicada" como la actual se requiere "el esfuerzo de todos".

La idea es que si en el país hay una coyuntura económica "menos favorable" se pueda "paliar de la mejor manera posible, estando todos unidos", ha remachado el presidente cántabro, que ha vuelto a desear que haya Gobierno en España "cuanto antes", toda vez que su ausencia condiciona de manera "absoluta" el desarrollo y trabajo de las comunidades autónomas.

Por lo demás, Revilla ha señalado que en la reunión se ha acordado convocar de manera inminente el consejo -una vez el Consejo de Gobierno apruebe la semana que viene su composición- y las mesas sectoriales para "empezar a trabajar", primero con una declaración institucional conjunta y después con los planteamientos que hagan trabajadores y empresarios, para marcar una "hoja de ruta" para esta legislatura con las "prioridades que nos unan a todos en su defensa".

El consejo es un órgano de participación que fue creado por la modificación que Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de 2018 introdujo en la Ley de Participación Institucional.

DECLARACIÓN DE INTENCIONES SIN ACUERDOS PRÁCTICOS

Por su parte, el presidente de CEOE ha indicado igualmente que en la reunión se ha hablado de la necesidad de estar "unidos" y trabajar así en las diferentes mesas que se constituyan. Esta es, según ha señalado Conde, la "actitud" que deben mantener, patronal, Gobierno y sindicatos, en el panorama actual, tanto a nivel nacional -marcado por la repetición de elecciones- como internacional.

Así las cosas, ha considerado que la reunión ha sido "una declaración de intenciones", sin acuerdos "prácticos", y tras valorar la disposición "positiva" de todas las partes ha dicho que toca "ponerse a trabajar". En este sentido, ha asegurado que la intención de la entidad que representa es "apoyar al Gobierno en todo aquello que necesite" porque redundará en el "bien de todos".

IDENTIFICAR PRIORIDADES Y CORREGIR PROBLEMAS

En similares términos se ha expresado el líder ugetista, que ha considerado que la reunión se ha desarrollado "adecuadamente" y se

han analizado además "errores" cometidos en el anterior mandato.

Ha añadido Carmona que desde este sindicato han propuesto identificar las prioridades de Cantabria y corregir problemas "endémicos" con medidas concretas, a identificar y definir en el marco del diálogo social, para llegar a acuerdos que permitan "mejorar la vida" de los cántabros y situar a la región en una "posición de salida diferente", que sea "mucho más competitiva".

Al hilo, el secretario general de UGT ha apuntado que los recursos económicos de la Comunidad son "claramente finitos" y no "ilimitados", en tanto que la situación estatal y a nivel mundial es "complicada" debido entre otras cosas a la "inestabilidad" política, de ahí que haya que trabajar de manera "muy coordinada".

NO ESTAMOS PARA PERDER EL TIEMPO

Más crítico ha sido su homólogo de CCOO, que ha tachado de "fiasco" la reunión, por haberse convocado la Mesa del Diálogo Social y no el Consejo. "Hemos venido hoy para perder el tiempo y no estamos para perderlo", se ha quejado Sánchez, para lamentar que tampoco se haya concretado la convocatoria de ese órgano.

Se trata de críticas "en las formas" de la cita, como él mismo ha puntualizado, y con las que quiere que el Gobierno "se tome en serio" el diálogo social, porque "para venir y no hablar de nada...", ha apostillado.

El secretario de Comisiones Obreras ha aprovechado la cita para entregar un documento con las propuestas de su formación a tratar en el consejo y las mesas sectoriales, en las que se han de abordar asuntos, estrategias y políticas concretas. Dichos planteamientos son las "bases" sobre las que, a su juicio, debe asentarse el diálogo social y entre los mismos figuran, por ejemplo, un plan de empleo y de formación que permita afrontar la precariedad laboral.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.