El jurado popular que juzga a Ana Julia Quezada la ha declarado culpable del asesinato con alevosía del niño Gabriel, "de forma intencionada y súbita", lo que se ajusta al relato de la fiscal Elena María Fernández, que pide prisión permanente revisable para ella por un delito de asesinato con alevosía.

También la considera culpable de dos delitos de lesiones psíquicas a Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del menor, por los que la Fiscalía solicita penas individuales de 5 años de cárcel.

Entra las cosas que el jurado ha probado por unanimidad están que Quezada era consciente de su superiorirdad sobre el menor o que la acusada asfixió "con sus propias manos a Gabriel. No ha probado que la mujer no consumió medicación en el muomento de la muerte del niño que le dejase aturdido por los golpes entre 45 y 90 minutos.

El jurado ha probado por unanimidad

  • Que la acusada "procedió con sus propias manos" a la oclusión de los orificios respiratorios "con fuerza, hasta vencer su resistencia y provocar su fallecimiento" por asfixia mecánica por sofocación del pequeño.
  • Considera a Ana Julia Quezada culpable de lesiones psíquicas a la madre del pequeño, ya que la acusada quiso y fue consciente de que aumentaba el sufrimiento de la mujer.
  • Los jurados han encontrado culpable del hecho delictivo de forma sorpresiva y repentina sin posibilidad de defensa del menor
  • Que la acusada después de marcharse Gabriel se subió a su vehículo e interceptó al niño instándole a que le acompañara a la finca para que le ayudara con labores de pintura.
  • Que Gabriel accedió debido a la relación de confianza que tenía con ella.
  • La finca se encontraba a unos 5 kilómetros de la casa de su abuela. La acusada era consciente de su superioridad frente a Gabriel.
  • Que una vez en la finca, Quezada cogió a Gabriel y lo lanzó. Después, procedió a taparle la boca hasta su muerte.
  • Gabriel falleció por asfixia.

El jurado no ha probado por unanimidad

  • Que la acusada no consumió medicación en el momento de la muerte de Gabriel, de manera que rechazan el atenuante presentado por la defensa.
  • Que aumentase de manera deliberada e inhumana el sufrimiento del niño al darle muerte.
  • Rechaza que haya pruebas que respalden que le diera "golpes, dejándolo aturdido" entre 45 y 90 minutos para después "taparle la boca y la nariz hasta llevarle a la muerte".