Metro de Barcelona.
Metro de Barcelona. TMB - Archivo

Los trabajadores del metro de Barcelona han aprobado este jueves no convocar más paros y negociar sus reivindicaciones dentro del convenio colectivo, que expira a finales de año, según han informado fuentes sindicales.

Esta era una de las dos opciones que han votado los trabajadores este jueves y que ha obtenido el apoyo de más del 85% de los asistentes. La otra opción era convocar seis nuevas jornadas de movilización entre octubre y noviembre, a propuesta de uno de los sindicatos y sin el consenso de todo el comité de empresa.

El principal motivo de disputa entre los representantes de los trabajadores y la dirección de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) era la gestión de la crisis del amianto pero había otros puntos como la automatización, los despidos "improcedentes" y los derechos de la bolsa de verano.

Fuentes sindicales han explicado que no está definida la fecha de la primera reunión con la nueva presidenta de TMB y regidora de Mobilitat, Rosa Alarcón. El convenio colectivo caduca a finales de este 2019 y los trabajadores ya han expresado su voluntad de introducir los puntos que llevaron a convocar diversas jornadas de huelga durante los últimos años, algunas de ellas coincidiendo con con la celebración del Mobile World Congress.

Por su parte, fuentes de TMB han declinado hacer declaraciones sobre la decisión de los trabajadores en la asamblea de esta tarde en la que han participado unas 400 personas.

El pasado 20 de junio, el comité de empresa del metro de Barcelona decidió dar 100 días de gracia al Ayuntamiento de Barcelona tras las elecciones del 26 de mayo y descartó parones durante el verano para no perjudicar más la movilidad ante las obras previstas entre Clot y Fondo de la L1 y en las líneas L2 y L5 durante cinco semanas.

El objetivo de esta tregua, según el comité de empresa, era facilitar al nuevo ayuntamiento un margen de tiempo para que "encontrase una solución al conflicto".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.