Baptisterio paleocristiano datado en el s.IV por investigadores de Vigo, A Coruña y Coimbra.
Baptisterio paleocristiano datado en el s.IV por investigadores de Vigo, A Coruña y Coimbra. PEDRO CARVALHO/DUVI

Los científicos han estudiado dos baptisterios en este yacimiento y, gracias a técnicas físico-químicas y arqueológicas, han podido situar la fecha de una de las piscinas bautismales en el siglo IV, cuando esa zona del centro del país vecino (en la comarca de Castelo Branco, cerca de la frontera con Extremadura) estaba integrada en el Imperio Romano.

Esta estructura es la más antigua de su clase conocida en la Península Ibérica, y supone "una de las señales más antiguas e importantes de la presencia del cristianismo" en lo que hoy es Portugal.

Estos baptisterios eran una especie de piscina donde se llevaba a cabo el sacramento del Bautismo por inmersión, y se construían al lado de las primeras iglesias cristianas. Así, suponen el precedente de las posteriores pilas bautismales, que se extendieron a lo largo de la Edad Media.

El yacimiento se sitúa en el lugar de Idanha-a-Velha, un histórico enclave, conocido por los romanos como Egitania, que llegó a ser sede episcopal entre los siglos V y VII (período suevo-visigodo), y con una importante riqueza patrimonial.

Esta investigación se enmarca en un protocolo entre universidades, el municipio de Idanha-a-Nova (al que pertenece el yacimiento) y la dirección regional de Cultural de la región centro de Portugal.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.