Manolo Garcia
Manolo Garcia

Humilde, cercano, hablador. Así se muestra Manolo García (Albacete, 1955) durante una maratoniana jornada de promoción discográfica. Nadie diría que, tras esta planta casual de chico de barrio (se crió en el Poblenou barcelonés) hay un icono musical desde Los Burros y El Último de la Fila. El mismo que actuará en Rock in Rio junto a Neil Young el 27 de junio. Y lo que le ilusiona la coincidencia.

¡La portada es un zorro!

Esta foto es de un amigo extremeño que se llama José María Benítez, miembro de un grupo ecologista. Me la regaló y le he dado una sorpresa poniéndola.

Es un animal algo agresivo.

¿Por qué?El zorro es muy montaraz. Se mueven por intuición, por instinto, como animales que son. He visto a zorros cerca. Yes curioso. Como en la película Bailando con lobos, que me encantó.

¿Manolo García también se mueve por instintos?

Sí que me dejo llevar por ellosl. Yo en lugares rurales me veo más tranquilo. En las ciudades vivo de una manera más frenética, estoy más ansioso. Prefiero la calma.

¿La música sólo es vivir?

Absolutamente. El nutriente es la vida. No hago canciones en los aeropuertos, en las autopistas...Las hago en los bares, con la gente, y no en los de copas. Para escribir necesitas la vida, existir, funcionar. Si eres curioso estás ojo avizor. Soy muy observador. De una frase que queda en el aire, del comentario de un taxista, me vienen canciones.

Las bandas sonoras de películas le inspiran.

Son como una realimentación, un estímulo, no es que copies aquello pero cuando voy a un museo de pintura me gusta y vuelvo a casa con unas ganas locas de pintar. Me ocurre igual con la música y con el cine.

¿Cuál es la B.S.O. del disco?

Las películas de autor. El cine de consumo me aburre. Siempre pienso que mis canciones, si les quitas mi voz, son bandas sonoras. Me imagino una canción mía en tal o cuál película.

¿Pongamos por caso?

De Iciar Bollaín. Me gusta todo lo que hace, es una directora tierna y sensible. Tengo interés en el cine con carga emocional, con historia, con enseñanza, que te posicione. El de adormecimiento mental no me gusta nada, como los videojuegos. Me interesa la vida real.

¿Qué tipo de pintor es?

Tal y como fusiono, escribo y ligo instrumentos en la música lo hago en la pintura. Soy bastante barroco y rococó. Recargo los cuadros. Del título de un cuadro se me ocurre una canción y cojo la guitarra. Con la pintura me mancho entero, a veces pinto con los dedos. Tengo la suerte de pasarme días y mañanas enteras porque las horas me pasan muy deprisa creando.

¿El pincel le aporta...?

Busco la poesía de mi vida. Me he tirado muchos años trabajando en empleos que no me gustaban, como todo el mundo. Pasé muchas horas con cosas que detestaba y entonces...

¿Qué es lo que más odiaba?

Cargar cajas reguladoras de semáforos. Pesaban 80 kilos y éramos dos chavales de 17 años que nos deslomábamos. También cargábamos muebles metálicos de oficina. En una mañana teníamos que repartir con un camión 80 mesas y montarlas con destornillador y martillo. Soy músico desde los 14 años porque ese es mi corazón pero he trabajado en 19 sitios antes de ganarme la vida como músico. Por eso me pongo siempre en la piel de un trabajador con horario.

¿El Último de la Fila volverá algún día al directo?

Ni me lo planteo. Mi interés y el de Quimi es seguir creando canciones y cosas nuevas. Pretendemos seguir avanzando y de no volver atrás, con todo el respeto para los que lo hacen.

Un extenso 'tour' por España

Con la compañía inseparable de su banda habitual, Manolo García se embarca en junio en una gira que pasará, tras Granada, por Mérida, Elche, Cuenca, Valencia, León, Gibraleón (Huelva) y Sevilla. Durante el verano y hasta octubre recorrerá Málaga, Ceuta, Gran Canaria, Tenerife, Gijón, Santander, Mallorca, La Granja, Ciudad Real, Almería, Algeciras, Marbella y Barcelona.