Un hombre niega que maltratase y abusase de su hijastra menor de edad entre 2010 y 2017

  • ALICANTE, 19 (EUROPA PRESS)

La fiscalía ha solicitado 15 años de prisión para un hombre por abusar sexualmente de su hijastra desde que tenía siete años y hasta que la menor denunció los hechos en 2017, en Dénia (Alicante). Además, ha pedido tres años más de cárcel por un delito de maltrato continuado en el ámbito familiar, también sobre la menor. En total, solicita 18 años de prisión.

En el juicio, que se ha celebrado este jueves en la Sección Primera de la Audiencia de Alicante, el hombre ha negado los hechos, ha dicho que él "ha sido su padre" y ha definido a su hijastra como una niña "modelo", "responsable" y "cariñosa" que "nunca" dio motivos para ser castigada. La madre de la menor ha defendido a su pareja frente a su hija. La niña está en un centro de menores bajo la tutela de la Generalitat.

Los hechos se remontan a abril de 2017 cuando la joven denunció por malos tratos a su padrastro después que se activara el protocolo de los servicios sociales al conocerse en el Instituto que ese fin de semana había sido castigada a estar encerrada en casa y a dormir en el suelo. Además, la niña afirmó que solo había comido un bocadillo en esos días.

En el juicio, la niña ha afirmado, además, que su padrastro le había hecho un corte en la cabeza con un martillo por no recoger el patio y que le había roto los dedos de una mano o que le había pegado con palos de hierro. El padrastro ha negado las acusaciones y ha afirmado que la brecha "se la hizo jugando con su hermano con el pico de una ventana y los dedos yendo en bicicleta". Dos versiones que ha confirmado la madre de la menor, que ha respaldado a su pareja en todo momento y ha negado las acusaciones.

Además, la menor ha comentado que le raparon el pelo al cero, lo que los padres han justificado en que tuvo piojos y no respondió a ninguno de los tratamientos que se le aplicaron.

A raíz de ello, la niña fue derivada a un centro y dos meses después, en junio, denunció los abusos sexuales. Así, ha relatado que en una ocasión, cuando ella tenía cuatro años, intentó penetrarla, pero le fue imposible y desistió.

Así, ha indicado que además le tocaba en sus genitales cuando iba a despertarla de la siesta y que cuando pasaba a su lado le tocaba el cuerpo. Ha mantenido que denunció las agresiones a su madre, pero que ésta no hizo nada. Ha definido la relación con su padrastro de "mala".

Sin embargo, el hombre ha rechazado la acusación y ha alegado que "la habitación donde dormía la siesta está junto al comedor y carece de puertas". Además, ha asegurado que la relación con la niña era la "normal" entre un padre y su hija y ha comentado que "iban a menudo a pescar juntos". Esta versión la ha apoyado un amigo de la familia, que solía ir a pescar con ellos.

La madre ha afirmado que "nunca" le comentó ninguno de los hechos y que en todo caso "no lo hubiera permitido". Ha relatado que creía a "pies juntillas" a su hija y ha explicado que "nunca daba veracidad" a lo que le contaba cuando "volvía de estar con su padre biológico en Madrid, hasta que se confirmó que había robado en un supermercado en uno de esos viajes y comenzó a pensar que la menor podría estar mintiendo".

En ese sentido, por viodeoconferencia, el padre biológico de la chica ha comentado que la relación con su hija es "muy mala" y que dejó de ir a su casa para ir a la de su hermano o su madre, en Extremadura, por las normas que él le establecía.

Ha apuntado que estaba "rebelde" y que llegó a sustraerles cosas valiosas de casa. Ha indicado que la menor le comentó que "iba a denunciar los hechos y que se puso en contacto con su expareja, que le dijo que todo era mentira". Asimismo, ha reconocido que la niña "adelantaba en ocasiones su regreso a Dénia para llegar antes para ir a pescar".

Desde los servicios sociales de Dénia se ha indicado que el caso de la menor era conocido porque "arrastraba desde su escolarización situaciones de abandono, heridas y ropa sucia". De hecho, los padres han reconocido que la niña tuvo problemas porque los compañeros se quejaban del "mal olor" de la niña, que han justificado en una enfermedad que le hace sudar.

PROBABLEMENTE CREÍBLE

Las cuatro psicólogas que han analizado a la menor han concluido que su versión de los hechos es "probablemente creíble" dado que expone la realidad vivida con detalles "superfluos" propios de quien recuerda hechos traumáticos. Así, han concretado que en testimonios inventados la tendencia es a "afianzarse" en cuestiones del abuso.

Han rechazado que existiera en la menor motivaciones "espurias" para acusar al padrastro y han defendido que su relato está "desordenado", con saltos adelante y atrás, por los recuerdos.

Con todo, concluyen que su exposición de los hechos es "probablemente creíble" porque cumple con 14 de los 19 criterios de credibilidad que se ajustan a la distancia por el tiempo transcurrido.

A preguntas de la defensa, sobre las afirmación de la menor que dijo que quería ver "en la cárcel" al padrastro y que se definía ella misma como una persona "rencorosa" y "vengativa", las peritos han subrayado que se trata de sentimientos normales por lo vivido.

Asimismo, sobre su expediente académico excelente, han comentado que es "compatible" con los abusos porque puede ser una vía de "escape" para "separarse del mundo" y "ser reconocida".

SIN CONTRADICCIONES

La fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones y pide 15 años por abusos sexuales y 3 por maltrato continuado en el ámbito familiar. Ha reconocido que ambos han mantenido sus versiones sin caer en contradicciones, pero ha sostenido que la explicación de la menor cuenta con todos los requisitos de veracidad. Por su parte, la defensa ha solicitado la libre absolución.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento