El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre las 12.30 horas del día 15 de mayo de 2019, ambos acusados, de mutuo acuerdo, accedieron al interior del vehículo Citröen Saxo que su propietario había dejado parado y con las llaves puestas a la altura del número 2 de la calle El Cortijo de Oviedo. Lo pusieron en marcha y a bordo de él y sin que conste quién de ellos lo conducía, se trasladaron hasta Trubia.

Allí, mientras el conductor permanecía al volante del vehículo en funciones de vigilancia y espera, el otro acusado se puso una capucha sobre la cabeza, que solo dejaba a descubierto los ojos e impedía su identificación, y entró en el estanco El Metro, en la calle Ramón López, saltó el mostrador y se dirigió directamente al hombre, que se encontraba despachando. Tras colocarle un cuchillo en el abdomen, le dijo: "El dinero, el dinero", a lo que la víctima le indicó: "En la caja".

Inmediatamente el acusado abrió la caja registradora y se apoderó de 200 euros que había en su interior. A continuación, ambos acusados se dieron a la fuga en el vehículo, hasta que lo abandonaron en un camino sin salida en San Claudio. Allí fue recuperado a las 14:45 horas del mismo día.

No consta el valor del coche pero se estima superior a 400 euros. Su dueño llevaba dentro 160 euros y el juego de llaves del vehículo, efectos que los acusados cogieron antes de irse. También se apoderaron de la bandeja trasera y de dos altavoces. La reparación de los desperfectos del coche está presupuestada en 1.844,12 euros. El cambio de las cerraduras ascendió a 270,08 euros.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de hurto de uso de vehículo a motor en concurso medial con un delito de robo con intimidación en establecimiento abierto al público y uso de armas. Concurre en ambos acusados la circunstancia agravante de disfraz en el delito de robo con intimidación en establecimiento abierto al público y uso de armas.

Por ello solicita que se condene a cada uno de los acusados a 5 años de prisión y multa de 4 meses, con una cuota diaria de 8 euros, con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, y pago de las costas.

En concepto de responsabilidad civil, los acusados deberán indemnizar conjunta y solidariamente al propietario del coche con 160 euros por el dinero sustraído, 1.844,12 euros por los daños causados en el coche, 270,08 euros por el cambio de sus cerraduras y con la cantidad que se determine en ejecución de sentencia por la bandeja trasera y los altavoces.

Consulta aquí más noticias de Asturias.