José Miguel Antúnez, en 'MasterChef Celebrity 4'.
José Miguel Antúnez, segundo expulsado de 'MasterChef Celebrity 4'. RTVE

Tras la expulsión de la semana pasada de Ana Obregón, los concursantes de MasterChef Celebrity 4 se encontraron este miércoles con un nuevo reto, aprender una técnica milenaria que ayuda a cocinar los alimentos, a realzar su sabor y a cambiar su textura: el marinado.

Tras esta prueba, llegó la de exteriores, y los equipos contaron con unos capitanes muy especiales, Paula Prendes y Óscar Higares, participantes de la pasada edición de MasterChef Celebrity, que ayudaron a los de esta entrega a cocinar para 100 invitados sin cocina eléctrica ni las comodidades de una cocina del siglo XXI, todo a fuego lento en el Castillo de Belmonte.

Durante la prueba, saltaron chispas entre Prendes y Ana Milán, que fue señalada por su capitana ante los jueces: "He encontrado problemas dentro del equipo con una persona que estaba a la contra todo el rato, y esa persona es Ana Milán". Yolanda Ramos no pudo escapar un grito y la actriz añadió que "quiero que conste que había un problema".

La alicantina se defendió diciendo que "no lo he considerado un problema sino criterios muy distintos y, efectivamente, los tenemos. parte de una buena capitanía tiene que ver con escuchar, y yo no lo he sentido en ningún momento", señaló Milán.

Finalmente fueron Marta Torné, Álex Adrover, Yolanda Ramos, José Miguel Antúnez, Almudena Cid, Juan Avellaneda y Ana Milán los que se pusieron los delantales negros y se jugaron su expulsión con tres retos propuestos por el programa en los que tuvieron que demostrar todo lo que sabían de cuchillos y utensilios de cocina.

Loles León, finalista de la primera edición del talent culinario, les visitó y aconsejó a los concursantes que "no os fieis de nadie". Pero también tuvo para los jueces (Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz): "Tienen mucha planta, pero estos tienen poca consistencia, poca salsa", admitió entre risas.

Al final, fue José Miguel Antúnez el que se vio obligado a colgar su delantal y abandonar el programa tras fracasar con su lenguado "lleno de escamas", como lo calificó el jurado.

"Me voy con mal sabor de boca porque me he preparado mucho. Al cabo de las semanas me veía luchando por el título", afirmó el exjugador del Real Madrid de baloncesto. "Me da rabia, no me ha dado tiempo a hacer cosas que quería hacer", concluyó