El consistorio se reunió el martes con la entidad organizadora del 'correbous' de Vidreres y con asociaciones animalistas para analizar la situación, escuchar a las partes y poner sobre la mesa el futuro de la actividad.

Tras la reunión, el Ayuntamiento ha considerado que la mejor opción es hacer una consulta popular como se ha hecho en otros municipios catalanes, y ha dicho que, sea cual sea el resultado, no se deben repetir los incidentes de la última edición: "Si el pueblo pide abolir los 'correbous' se hará, y si el pueblo pide continuidad se pondrá sobre la mesa el planteamiento de la actividad de hacerla más segura".

Consulta aquí más noticias de Girona.