Jorge Marichal, presidente de Ashotel
Jorge Marichal, presidente de Ashotel CEDIDA - Archivo

Marcihal se ha mostrado satisfecho, "aunque la información llegue algo tarde", de la constatación oficial por parte del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de que los precios de los billetes aéreos entre la Península y Canarias han subido una media del 20%.

"No queremos ser Pepito Grillo, pero esto ya lo advertimos públicamente hace más de un año. Dijimos que la aplicación de este descuento, al que tenemos derecho los canarios, iba a provocar la subida de precios si no se controlaban, por lo que entonces instamos a las administraciones públicas a poner en marcha un Observatorio de Precios de la Conectividad Aérea en las Islas", apunta en una nota.

Marichal manifestó hace más de un año la preocupación del sector, que ya había detectado también un incremento en los precios del transporte marítimo entre islas e instó a Gobierno de Canarias y Gobierno del Estado a crear una comisión junto a las patronales turísticas del archipiélago y, si procede, también con las aerolíneas, con el fin de que las aerolíneas 'no tomaran el pelo' con los precios.

En este sentido, tal y como también expuso en la Cámara Baja la diputada canaria Ana Oramas, Marichal advirtió también de que cuando un residente canario compra un billete de avión a través de internet, lo primero que le preguntan es si es residente, en vez de ofrecerle el precio del billete y su disponibilidad, lo que conduce a la "picaresca" de que el precio final que paga el residente no sea realmente el 25% de lo que abona un peninsular, tras la aplicación del descuento actual de residente.

Ashotel aboga por revisar la fórmula de aplicación de esa bonificación del 75%, "sin tocar el descuento al que los canarios tienen derecho", y controlando los sistemas online de venta de billetes por parte de las compañías aéreas, con el fin de que el precio final que se pague "aplique realmente el descuento al que los canarios tienen derecho".

LA PATRONAL EXIGE PRECIOS ASEQUIBLES

"Que sea así, independientemente de la IP de donde se realice la búsqueda y obligando a no preguntar de entrada la condición de residente, como sucede actualmente", señala.

Marichal opina que si técnicamente no es posible aplicar el descuento en el último paso del proceso de compra, se deben mostrar los dos precios de entrada, con bonificación y sin ella, de manera que esta información "sea mucho más transparente".

La patronal hotelera siempre ha considerado que la pregunta de entrada sobre la residencia constituye una "discriminación previa" que vulnera el derecho a la igualdad de todos los españoles, sin perjuicio de su residencia.

"La residencia en Canarias debe ser una subvención en el precio, pero no una condición que lo determine, como parece que está siendo ahora", explica.

Ashotel exige que se mantenga el derecho de los canarios "a volar a precios asequibles", al mismo tiempo que no se coarta la posibilidad de que los peninsulares puedan volar a Canarias a precios razonables.

"Creemos que esos dos derechos son compatibles y no deben verse afectados por prácticas indebidas o por la tentación de las aerolíneas a subir los precios", culmina.