Meritxell Batet
Meritxell Batet, durante el debate de investidura fallida de Pedro Sánchez en julio de 2019. EP

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha asegurado este miércoles en la despedida de "previsiblemente la última sesión plenaria" de la legislatura que "la democracia es más sabia, más constante y más fuerte que las personas".

Al término de la sesión de control celebrada en el Congreso, Batet ha intervenido desde la Presidencia para expresar su agradecimiento a los trabajadores, integrantes de las Fuerzas de Seguridad, informadores y "todos los que desarrollan" en la Cámara su trabajo con el fin de que su cometido sea "útil" a los ciudadanos.

Cuatro meses va a durar esta XIII Legislatura, ya que las Cortes Generales se disolverán el 24 de septiembre con motivo de la publicación y entrada en vigor del decreto de convocatoria electoral, y por ello, la presidenta del Congreso ha recordado que "hace semanas" fueron elegidos para "convertir en realidades políticas las esperanzas e ilusiones" de la ciudadanía.

"No lo hemos conseguido —ha afirmado Batet a continuación— y en unos días rendiremos cuentas a los ciudadanos, les pediremos su apoyo y ellos decidirán quiénes volverán a ocupar estos escaños".

El 10 de noviembre habrá elecciones generales tras no lograrse una investidura exitosa de ningún candidato a la Presidencia del Gobierno, de ahí que la diputada socialista por Barcelona haya deseado "la mejor de las suertes" a quienes a partir de ese día se sienten en los 350 escaños del hemiciclo.

Batet también ha transmitido su agradecimiento personal a los diputados por haberle permitido "el honor" de haber presidido los plenos, así como por "la colaboración" dada, en especial la de los demás integrantes de la Mesa del Congreso y de los portavoces de los grupos parlamentarios.

Del mismo modo, ha pedido disculpas por "los errores" que haya podido cometer como presidenta de la institución. Ha concluido así su despedida: "Las personas podemos equivocarnos, cansarnos e incluso desfallecer, pero la democracia es más sabia, más constante y más fuerte que las personas".

Este ha sido su discurso completo:

"Hemos finalizado el orden del día de la que ha sido previsiblemente la última sesión plenaria de la legislatura. Hace veinte semanas fuimos elegidos para representar a los españoles y convertir en realidades políticas sus esperanzas y sus ilusiones. No lo hemos conseguido, y en unos días rendiremos cuentas ante los ciudadanos, les pediremos de nuevo su apoyo y ellos decidirán quiénes volverán a ocupar estos escaños.

Quiero, en primer lugar, desear a quienes se sienten en ellos la mejor de las suertes en el cumplimiento de sus responsabilidades. También quiero mostrar nuestro agradecimiento, el de todos nosotros y todas nosotras, a los trabajadores y a las trabajadoras del Congreso, a los miembros de las Fuerzas de Seguridad, a los informadores y a todos los que desarrollan aquí su trabajo, por hacer posible y útil el trabajo de todos y de todas. Y el mío personal a todos Vds., por haberme permitido el honor de presidir estas sesiones y por su colaboración en el buen fin de esta tarea, especialmente a los miembros de la Mesa y a los portavoces de todos los grupos parlamentarios.

Finalmente, pido disculpas a todos por los errores que hayamos podido cometer y personalmente por los que haya cometido esta presidenta. Las personas podemos equivocarnos, podemos también cansarnos e incluso desfallecer, pero la democracia es más sabia, más constante y más fuerte que las personas.

Muchas gracias, se levanta la sesión".