Obispo de Oporto
El obispo de Oporto, Manuel Linda, en una imagen de archivo. Santuario de Fátima / Wikimedia Commons

El asesinato y violación de una monja en São João da Madeira, en el centro de Portugal, ha generado indignación y críticas en el país, donde el obispo de Oporto llegó a acusar este martes a la Justicia de fallar por completo.

Sor Maria Antónia, una monja de 61 años, acercó en coche a su casa a un hombre que, tras ofrecerle café, la convenció para entrar en la vivienda. Una vez dentro y tras negarse a tener sexo con él, el hombre la estranguló y posteriormente mantuvo relaciones sexuales con el cadáver.

El presunto autor de los hechos, un toxicómano de 44 años con antecedentes por violación, secuestro y tráfico de estupefacientes, fue detenido horas después por la Policía Judicial.

Según medios locales, había salido de prisión tres meses antes y desde entonces había protagonizado dos intentos de violación.

A pesar de que días antes del asesinato de la monja se había emitido una orden de captura, las autoridades todavía no le habían localizado y detenido, lo que ha provocado fuertes críticas en Portugal, especialmente en el seno de la Iglesia.

"El sistema judicial falló por completo. Dando crédito a los periódicos, fueron precisos dos intentos de violación, junto a sus antecedentes criminales, para que se emitiese una orden de captura del malhechor", escribió este martes el obispo de Oporto, Manuel Linda.

Linda también criticó a políticos, organizaciones de defensa de los derechos humanos y feministas, ya que "ninguno" condenó el acto porque, denunció, "las vidas pierden valor si se trata de personas unidas a la Iglesia".