La consellera de Hacienda y Acción Exterior, Rosario Sánchez, durante su comparecencia.
La consellera de Hacienda y Acción Exterior, Rosario Sánchez, durante su comparecencia. PARLAMENT

Durante su intervención ante la Comisión de Hacienda y Presupuestos, Sánchez ha considerado que la situación política a nivel estatal "no es favorable" para las administraciones públicas ni la ciudadanía, ya que "el bloqueo o las posibles nuevas elecciones condicionan a las comunidades, en relación a los ingresos previstos para 2019 o a elaborar los nuevos".

En este sentido, ha recordado que el veto político en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 presentados por el Gobierno ha supuesto que "hasta el momento Baleares esté recibiendo 177 millones de euros menos de los previstos inicialmente".

"Hemos reclamado estos recursos desde el primer día y no lo dejaremos de hacer. No se discute que nos pertenecen y apelamos al compromiso de la ministra que ya ha manifestado en privado y en público que trabaja para dar una solución. Es una cuestión que se encuentra en vías de solución", ha explicado la consellera.

Sánchez ha explicado que el Govern "agotará la vía política y de diálogo" con el Ministerio y mantendrá "la reivindicación firme para recibir estos recursos, antes de estudiar otras posibles medidas".

PRESUPUESTOS "PRUDENTES Y DE ESTABILIDAD"

Por lo que respecta a los presupuestos de 2020, Sánchez ha explicado que el Govern está preparando un "presupuesto prudente y de estabilidad", desde "la responsabilidad, la priorización de políticas y el equilibrio".

Más concretamente, ha añadido que la actuación más inmediata es el nuevo techo de gasto no financiero de 2020. "Hay que tener en cuenta que trabajamos con estimaciones propias en cuanto a los ingresos de financiación, dada la actual situación de Gobierno en funciones y de carencia de nuevos PGE 2020", ha matizado.

Además, ha explicado que el Ejecutivo autonómico también está elaborando un Plan Económico Financiero 2019-2020 a consecuencia de haber superado la regla de gasto fijado para el año pasado. Según ha determinado la consellera, el plan será "razonable y coherente" con los compromisos y los 'Acords de Bellver'".

"Venimos de una legislatura a la cual el Govern ha cumplido los límites de déficit, deuda y regla de gasto año tras año, desde el 2016 al 2018, y únicamente ha superado la regla de gasto el 2018", ha explicado.

Asimismo, ha justificado que "si el Govern se excedió de la regla de gasto 2018 fue principalmente por gastos excepcionales y sobrevenidas a finales del año, el crédito para cubrir sentencias urbanísticas y el crédito por las inundaciones del Llevant".

REFORMA "PENDIENTE" DEL MODELO DE FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Por otro lado, la consellera ha apostado por la reforma "pendiente de hace años" del modelo de financiación autonómica, Baleares "necesita una reforma del actual modelo, a pesar de ha supuesto un avance importante respecto del anterior".

"Los datos de la última liquidación del sistema muestran que somos la segunda comunidad que más aporta y la novena en recursos recibidos. Este sistema obsoleto no está en consonancia con la capacidad fiscal de nuestra Comunidad, por encima de la media", ha criticado.

En términos más concretos, cada residente en las Islas recibe 429, 82 euros menos del que aporta al sistema de financiación. "El contribuyente paga unos impuestos para tener unos servicios públicos adecuados", ha sostenido.

Sánchez ha explicado que el Govern "ha trabajado los últimos años en una propuesta de nuevo modelo de financiación" basada en cuatro ejes, con los cuales, a su juicio, la Comunidad aumentaría su suficiencia financiera.

En esta línea, la consellera ha propuesto una autonomía fiscal para las comunidades con más margen de maniobra, mayor responsabilidad fiscal a las Comunidades interesadas al asumir este rol, un principio de ordinalidad y la compensación parcial de la deuda a quienes que arrastran problemas históricos de infrafinanciamiento.

REB

En relación al despliegue del REB, el Govern tiene un doble objetivo, "la aplicación efectiva del nuevo REB, ya en vigor y aprobado vía decreto ley el febrero 2019, y de otra, la aprobación definitiva del régimen fiscal del REB, aprobado por el Consejo de Ministros como anteproyecto ley y pendiente de tramitación y aprobación al Congreso.

En cuanto al despliegue del decreto ley del REB, el primer objetivo es conseguir la dotación a los próximos PGE del fondo de inversiones adicionales del factor de insularidad".

Respecto el régimen fiscal, Sánchez ha explicado que "el otro gran reto cara a tener un Gobierno con plenas funciones en Madrid es iniciar lo más pronto posible la tramitación del régimen fiscal del REB al Congreso para conseguir su aprobación definitiva".

Por otro lado, en cuanto a los ingresos pendientes, Sánchez ha asegurado que el Govern mantiene "firme una reivindicación la deuda histórica del antiguo convenio de carreteras". "En total se trata de 240 millones que son irrenunciables y que seguimos exigiendo en el Gobierno", ha explicado.

ACCIÓN EXTERIOR

Sánchez ha sostenido que, dada la situación periférica de las Baleares, "la acción exterior cobra una mayor importancia por el desarrollo sostenible y la defensa de los derechos e intereses de los ciudadanos".

En este terreno, es "fundamental el trabajo coordinado ante las instituciones europeas para avanzar en una unidad de acción con otras islas mediterráneas una mayor coordinación entre departamentos".

Los retos son colaborar con otras regiones con intereses compartidos para defenderlos dentro de la Unión Europea, potenciar y consolidar la cooperación con los países de la ribera sur del Mediterráneo y cohesionar la acción exterior del Govern con el objetivo de hacerla estable y sostenible en el tiempo.

"En conclusión, tenemos claro que Baleares necesitan desarrollar su marco de Acción Exterior a partir de un trabajo previo de construcción de un Pla Estratégico de Acción Exterior y de la UE, que recoja todas las necesidades de Gobierno en este campo", ha explicado.