El director xeral de Enerxía, Ángel Bernardo Tahoces
El director xeral de Enerxía, Ángel Bernardo Tahoces XUNTA - Archivo

El director xeral de Enerxía e Minas, Ángel Bernardo Tahoces, ha explicado que tras reuniones mantenidas con los representantes de los transportistas de carbón de la central térmica de As Pontes (A Coruña), la Xunta ha "consensuado una hoja de ruta" de forma que ya ha elevado "un documento oficial" que "hará valer" ante Endesa y el Ministerio para la Transición Ecológica.

Así lo ha indicado en la Comisión 6ª de Industria, Enerxía, Comercio e Turismo del Parlamento de Galicia este martes, un día después de que cientos de personas se movilizasen en A Coruña para exigir "garantías de empleo" para los trabajadores de la planta tras cinco meses de inactividad en la misma. Entre los asistentes se encontraban personal de empresas auxiliares y transportistas, que se desplazaron hasta la ciudad herculina en 130 camiones.

En este contexto, Tahoces ha comprometido que el Gobierno gallego trabajará "a destajo para que la central trabaje absolutamente con normalidad" y "para que no se pierda ningún empleo ni directo ni indirecto".

Además, el director xeral ha hecho suyas las declaraciones del alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña, el socialista Valentín González Formoso, quien en el marco de las protestas de este lunes aseguró que "es un partido que se juega fundamentalmente en Madrid".

De este modo ha respondido el responsable de Enerxía e Minas de la Xunta a una pregunta de la diputada del BNG Montse Prado, quien en sede parlamentaria le ha trasladado la "profunda preocupación" de los nacionalistas por la "situación de incertidumbre" que genera el paro productivo en la planta de Endesa.

De ello se ha servido para esgrimir que la Xunta "está instalada en una actitud que solo busca defender los intereses electorales del PP" y que "lo que prima es ese 'pim pam pum'" con el Gobierno central que "en nada contribuye".

'PIM PAM PUM' ENTRE XUNTA Y GOBIERNO

Y es que, si bien Prado ha señalado que el Ejecutivo estatal "contribuye a esta situación de crisis", la Xunta también "debería sonrojarse" porque "había compromiso de mediar para conseguir reuniones" con diferentes responsables de Endesa y la Unión Europea. "La Xunta mandó una carta, eso sí firmada por el propio presidente Feijóo, y nada más sabemos", ha criticado.

Asimismo, la diputada nacionalista ha advertido que la estrategia de la empresa es "no responder a las necesidades" de Galicia, porque "intenta cerrar" la central térmica "al menor precio posible" y después de comprometer unas inversión de 220 millones para adaptarse a la normativa de emisiones de dióxido de carbono (CO2). "Este viernes se paralizaron las reformas", ha lamentado Prado.

Frente a estas críticas, el director xeral de Enerxía e Minas ha negado que exista un 'pim pam pum' entre administraciones para, a renglón seguido, advertir que directamente "no hubo conversaciones con el Gobierno central" porque "dice que está en funciones pero es sin funciones".

Para Tahoces, la Xunta tiene "una hoja de ruta clarísima", que está "consensuada" con los sindicatos UGT, CC.OO. y CIG, que consiste en "consagrar una unidad de acción" y solicitar una reunión con el Ministerio, entre otras, de la cual "simplemente" tienen noticias de que la petición fue recibida.

En su segunda intervención, la diputada del BNG ha aseverado que "lo que tiene que hacer" el Ejecutivo autonómico "no es enviar una carta, sino plantarse en Madrid" con las reivindicaciones. "Yo no vi que en Madrid hubiese una ofensiva del PP con esa hoja de ruta consensuada", ha dicho, para después hacer hincapié en la idea de que Galicia tenga "un modelo energético propio" en vez de que la Xunta "ande mendigando para echarle la culpa a otro".

"UNA IMPOSICIÓN ENERGÉTICA"

Durante su último turno, el responsable de Enerxía e Minas de la Administración gallega ha reiterado que se encuentran "trabajando seriamente" para ser "constructivos con el Gobierno de España". No en vano, ha reiterado que la transición energética planteada por el Ministerio de Teresa Ribera no es otra cosa que "una imposición energética".

Previamente, Tahoces ha reivindicado la política de modernización energética y descarbonización de Galicia y ha celebrado que el 38 por ciento del consumo energético es renovable en la Comunidad, lo que significa que "cumple los deberes" puestos por la Unión Europea incluso para el año 2030 -fijados en el 30 por ciento-.

EMPLEO EN R CABLE

Por otra parte, en la Comisión 6ª ha comparecido también la secretaria xeral de Emprego, Covadonga Toca, quien ha recalcado el "máximo compromiso" de la Xunta para "mantener el empleo" en las subcontratas de R Cable, con cuyos trabajadores ha asegurado que "están en contacto desde el primer momento".

Así ha respondido a la diputada del PSdeG Begoña Rodríguez Rumbo, quien ha recordado que esta situación se mantiene desde 2015, cuando la empresa vasca Euskatel adquirió R y, a pesar de haberse comprometido "a dar continuidad" al empleo, "la realidad es que desde el primer momento inició un proceso de deslocalización, fundamentalmente de servicios de mantenimiento, hacia Asturias y País Vasco". Ello podría afectar, según sus cifras, a unos 1.000 puestos de trabajo.

Al señalar la socialista que su respuesta era simplemente "políticamente correcta", la secretaria xeral de Emprego ha reiterado que están "de lado de los trabajadores" y ha apelado a "ser responsables": "No se pueden adoptar soluciones si no se conoce la situación y el contexto".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.