La zona de Woody se queda din pubs tras dos años de su declaración como ZAS

  • Sólo la discoteca Doors y los restaurantes aguantan abiertos.
  • Juan Llorens será declarado ZAS a finales de año, pero los vecinos temen que no restirnjan los horarios de cierre.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA
Este domingo se cumplen dos años desde que una sentencia judicial obligó al Ayuntamiento a declarar el entorno de la discoteca
Woody como
Zona Acústica Saturada (ZAS).

La mayoría de pubs y discotecas no han podido soportar las duras restricciones de cierre (a las 2 y a las 3 h respectivamente). Según ha comprobado 20 minutos, de los 39 locales que había antes de la declaración ZAS, 10 se han visto obligados a cerrar por el descenso de la clientela: siete eran pubs y el resto un bar, un horno y la mítica discoteca Woody.

La mayoría de vecinos consultados han agradecido el cambio: «Ahora, podemos descansar. La cantidad de gente que había antes en las calles era insostenible».

Desde la Federación de Hostelería, aseguran que la lucha contra el ruido no debe ir enfocada a acabar con los locales, sino a atajar el jaleo de la calle con restricciones de tráfico, control del botellón e insonorizaciones.

Situación de otras ZAS

Xúquer: Primera zona declarada ZAS tras una sentencia en 1997. Tras un descenso notable de la actividad, los vecinos se plantean volver a los tribunales por el nuevo incremento de locales.

Juan Llorens: Otra sentencia obligó al Ayuntamiento a frenar el ruido en marzo de 2007. La declaración definitiva llegará a finales de año, según el Consistorio. La asociación de vecinos implicada asegura que no han contado con ellos para establecer las medidas y temen que no haya restricciones horarias.

El Carmen: Aún se desconoce la fecha de la sentencia, aunque por los antecedentes en Xúquer, Woody y Juan Llorens,casi seguro se hará ZAS.

La discoteca se reconvierte

La discoteca Woody se ha reconvertido en un café para poder subsistir a la zona ZAS. Desde hace seis meses, se ha transformado en Café París. Según uno de sus responsables, «ahora es un local para estar sentado tranquilamente tomando una copa con los amigos y charlando». Así, abre los jueves, viernes y sábados de 22 a 3 horas.

Los afectados en woody opinan

Ana María Galiana. 23 años, estudiante. «Vivo aquí y la verdad es que me gustaba más antes porque había más vida, pero entiendo que había gente a quien le molestaba el ruido. Ahora está todo vacío. Los fines de semana, a la 1 h, no hay nada».

Ángel García. 48 años, hostelero. «Ha bajado mucho la actividad desde la ZAS. El Ayuntamiento ha sido un incompetente porque en su día no aplicó las ordenanzas para evitar el ruido en la calle. Ahora, la Policía está todos los días controlando».

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento