A las seis y veinte de esta tarde de ayer, los aficionados madrileños se encontraban en las puertas del estadio donostiarra cuando fueron abordados por un grupo de jóvenes que les propinaron diversos golpes.

Tras informar de la agresión a los agentes que formaban parte del dispositivo de seguridad del partido, estos realizaron diversas pesquisas para localizar a los autores. Con la información facilitada por las víctimas, los agentes localizaron a dos de ellos que han sido imputados por un delito de lesiones leves.

Por otro lado, se han abierto actas contra la Ley del Deporte contra otros dos asistentes al partido, uno por intentar introducir en el campo una botella de alcohol y el otro sustancias estupefacientes.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.