Robert y Tiffany
Robert y Tiffany Wiliams, acusados de robo después de que el banco les ingresara por error 120.000 dólares. FACEBOOK

Casi todos hemos soñado alguna vez con que nuestro banco se equivoque y nos haga un ingreso millonario en nuestra cuenta. Eso puede ocurrir, pero no puede tener final feliz: si no devuelves el dinero, puedes acabar en prisión acusado de robo. Es lo que le ha pasado a una pareja de Pennsylvania, Estados Unidos, revela el Washington Post.

Un cajero del banco BB&T se equivocó de cuenta e ingresó los 120.000 dólares de un préstamo para iniciar un negocio a esta pareja. Cuando lo vieron, en lugar de avisar a la entidad, decidieron comprarse una caravana, un Chevrolet y un coche de carreras.

Sus gastos no acabaron ahí. Prestaron dinero a amigos, en concreto 15.000 dólares a unos conocidos que estaban pasando por un apuro económico, y en apenas dos semanas y medio ya se habían gastado 100.000 dólares.

Cuando se dieron cuenta del error, desde el banco contactaron con la pareja para exigirles la devolución del dinero, más un sobrecoste de 107.416 dólares, ya que la cuenta bancaria de ambos tenía tan solo 1.121 dólares antes del error.

Tiffany prometió al banco que lo devolverían en plazos, pero al dejar de comunicarse con la entidad, ésta ha decidido denunciarles por tres cargos de robo.