Gran Hermano
Ismael Beiro, ganador del primer 'Gran Hermano' en España. ZEPPELIN

¿Alguna vez dejará el ser humano de tener la pulsión de poner un ojo en la mirilla de la puerta, de mirar por la ventana del vecino, de hablar de lo que hacen los demás? Seguramente antes viajaremos a Marte. Y hasta que eso pase Gran Hermano será probablemente un formato con hueco en las televisiones de todo el mundo.

Este 16 de septiembre se cumplen 20 años de la primera emisión del formato. Fue en 1999 en los Países Bajos, donde nueve personas se mudaron a una casa especialmente construida para la ocasión, equipada con 24 cámaras. Allí convivirían y competirían por un premio final y sin contacto con el mundo exterior. Y lo harían vigilados las 24 horas al día, 7 días a la semana.

Dos décadas después 80 países de todo el mundo han emitido versiones del formato original, seguro que el lector sabe que entre ellos está España, donde tiene los derechos y lo lleva a cabo la productora Zeppelin junto con Telecinco. Gran Hermano tiene la salud de los 20 años humanos: En 2019 hasta 22 ediciones del formato serán emitidas en 18 países distintos.

El productor John de Mol y su productora crearon este formato y lo llamaron Big Brother (Gran Hermano) en honor al ente que lo ve todo en 1984, la novela que George Orwell publicó en 1949. La telerralidad cambió para siempre la televisión. Rompió la barrera que suponía la ausencia de guión, la intimidad y la cuarta pared.

Y es que uno de los éxitos del formato radica en que los espectadores se implican en lo que pasa en la casa. La audiencia expulsa a los concursantes y elije al ganador, pero también decide pruebas, recompensas, giros en la convivencia...  En marzo de este año se batió el récord, cuando en Big Brother Brasil se recibieron 202 millones de votos para una expulsión.

Después llegaron formatos como La isla de los famososos y Supervivientes, El Bus, Acorralados, Perdidos en la tribu, Pekín Express... y decenas más. Pero también incorporaron la convivencia como algo a mostrar al espectador otros formatos como Operación Triunfo.

Los Países Bajos fueron el primer país en crear la versión para famosos, que se emitió en junio de 2000. Conocido internacionalmente como Big Brother VIP, este formato sigue viajando y está teniendo un año exitoso con producciones de esta versión en 12 países, incluida la de España, que está en plena emisión de Gran Hermano VIP 7, en Telecinco.

Su nombre es Floren Abad, pero muchos le conocen como 'El Súper', una de las figuras más míticas de este concurso, el único que tiene contacto directo con los concursantes durante el encierro, ese "ese amigo que a todos nos gustaría tener, que está siempre disponible".

El también productor ejecutivo de Gran Hermano recuerda su primera edición, en el año 2000. "Más que un hecho concreto era el estado permanente de fascinación en el que me encontraba. Todo era nuevo, real, inmediato. Te ibas cinco minutos y ya había ocurrido algo nuevo. No querías perderte nada. Era magia". De estas dos décadas recuerda como su momeno más difícil "la primera vez que pulsé el botón rojo para hablar en la casa" y como el más emocionante "cada vez que lo pulso por última vez para despedirme del ganador".

Director General de Zeppelin desde julio de 2016, Álvaro Díaz fue antes de eso guionista y después director de las galas de Gran Hermano, aquel mítico "Albarito" al que siempre se refería Mercedes Milá durante las galas. La primera vez que vio GH le sorprendió. Nunca había visto algo así. Había algo hipnótico en esa premisa tan genialmente sencilla. Después de la sorpresa vinieron la diversión y la pasión por el programa que cambió la forma de hacer, ver y comentar la televisión. Y lo mejor es que 20 años después sigue haciéndolo", hace ver.

De hecho, este reality show no ha perdido fuelle, al menos en España. Con una media de 2.529.000 espectadores y un 24,6% de cuota de pantalla Gran Hermano VIP comenzó el pasado miércoles con el arranque de temporada más visto de los últimos tres años .