ARCHIVO
Conocer el uso de tu móvil te permitirá personalizar los gastos y reducir tus facturas a final de mes. ARCHIVO

El móvil ya es una herramienta imprescindible en nuestro entorno laboral y personal. El acceso a internet y las llamadas son las principales funciones para las que se usan los smartphones y, además, son las claves con las que las distintas compañías telefónicas se diferencian de la competencia.

Contratar el paquete que mejor se adapte a tu presupuesto y a tu uso del dispositivo parece una tarea imposible ante la amplia oferta del mercado, pero si vas preparado y comparas opciones, el ahorro está asegurado.

Lo primero que debes saber es que en España hay cerca de 50 operadoras entre las que elegir. Y el precio no es el único factor a tener en cuenta, ya que la oferta va desde paquetes familiares, con canales de televisión, llamadas ilimitadas, etc.

Comparativa de compañías

Tus mejores aliados serán los comparadores online. Algunos como el de la OCU permiten introducir un conjunto de datos básicos sobre cómo utilizas el móvil y cuáles son tus necesidades, ofreciendo las opciones que más se ajusten a tu perfil.

Entre los más populares destacan los de Rastreator, Kelisto y Comparaiso. Estas webs muestran mediante tablas los servicios en ADSL y fibra óptica (más o menos red de cobertura y velocidad, respectivamente), cable (perfecto para viviendas), datos (red fuera de casa), tarifa de voz, televisión y llamadas de los operadores.

¿En qué debes fijarte?

-          El precio: Es un factor obvio, pero no el único. Muchas compañías low cost reducen sus tarifas a costa de recortar servicios. Fíjate bien.

-          Número de beneficiarios: Ten en cuenta que existen paquetes familiares para que más de un miembro se beneficie de un ahorro considerable al compartir gastos y datos, además de tarifas para empresa y autónomos.

-          ¿Un paquete o por separado?: Los paquetes aúnan teléfono, móvil e internet en una misma factura, pero quizás te conviene más seccionar los servicios y adaptarlos a tus necesidades. Por ejemplo, en muchos puedes añadir televisión de pago y eliminar el móvil; o no pagar fijo y disfrutar de datos ilimitados.

-          Llamadas: Si el principal uso de tu móvil son las llamadas, es mejor elegir una tarifa con minutos ilimitados. Hay paquetes que ofrecen minutos, otros que hacen descuentos o dan minutos gratis si llamas determinados días de la semana y a partir de ciertas horas concretas. Aunque ya no existe el roaming dentro de Europa (excepto Suiza y Andorra), si vas a viajar al extranjero te conviene contratar un paquete que incluya llamadas internacionales.

-          La cobertura: Dependiendo de los lugares donde sueles moverte, las opciones se reducen a Movistar, Vodafone y Orange. Estas tres grandes compañías constan de una red propia de cobertura que comparten las operadoras móviles virtuales (OMV). De hecho, Movistar cuenta con sus propias OMV como puede ser Tuenti, Vodafone con Lowi y Orange con Jazztel. Recuerda que no todas ofrecen redes 4G y, en zonas alejadas de las grandes urbes, hay determinados operadores que tienen una señal más potente que otras. Además, Vodafone es la única compañía que de momento ofrece la red 5G, el futuro de la cobertura.

-          Uso de internet: Escoger el número de megabytes (MB) y gigabytes (GB) dependerá de cuánto usas la red fuera de casa. Aplicaciones como Twitter y Facebook no consumen apenas datos, pero si ves vídeos, escuchas música o compartes muchos archivos por Whatsapp, te conviene una tarifa con más GB.

-          El WiFi: En un principio, los operadores competían por ofrecer el mejor ADSL, pero con los smartphones esto se ha acabado. No es lo mismo contratar un ADSL para cuatro inquilinos, que una fibra óptica para una pareja o alguien que vive solo.

-          La letra pequeña: Por mucho que un paquete te parezca muy atractivo, no te olvides de que siempre hay una letra pequeña. Condiciones como la permanencia y poder autogestionar los pagos mediante una app pueden hacernos optar por otra tarifa. Recuerda que si contratas un paquete que incluye un nuevo smartphone, tendrás que ir pagándolo mes a mes y te incluirá una permanencia más elevada.

-          El móvil: ¿Por qué contratar un paquete con velocidad 5G si nuestro móvil no puede utilizarla? Sé consciente de las posibilidades de tu dispositivo y no pagues por algo que no puedes disfrutar.

-          Atención al cliente: Nadie quiere pensar en futuros problemas cuando contrata un servicio, pero cómo te vaya a atender la compañía es fundamental para evitar malentendidos y pagos no deseados. Compara opiniones de conocidos y clientes en la red y evitarás sustos.

Preguntas que hacer a la compañía

-          Llamadas ilimitadas: Muchas operadoras usan como reclamo las llamadas ilimitadas, pero algunas juegan con los minutos máximos que puedes consumir en un día, una semana o un mes antes de empezar a pagar de más en tu factura.

-          El router: Algunos paquetes de ADSL incluyen el router al contratarlos, pero otros te obligan a devolverlo si rescindes el contrato. Este punto es importante para evitar una posible multa por no entregarlo a tiempo.

-          Los gigas: Infórmate sobre qué ocurre si te excedes en el límite de datos de tu tarifa. Al principio se ralentizará el servicio, pero a veces se mantiene estable porque la compañía comienza a cobrar los megas de más sin tu permiso previo y, sin darte cuenta, a final de mes puedes llevarte una sorpresa en la factura.

-          Penalización por permanencia: En el contrato que firmes con la operadora se incluye una cláusula donde se detalla qué ocurre si te marchas antes de la permanencia acordada. Si no se especifica, pregúntalo.

Por último, recuerda leer bien el contrato que vayas a firmar con la compañía y asegúrate de que se reflejan todos los puntos acordados previamente.