Una madre cordobesa decidió ayer dar un paso al frente para poner freno a los abusos de que es objeto por parte de su hija. Públicamente, a través de una llamada telefónica a la Cadena SER, explicó que su hija de 13 años se ha convertido en un problema del que no puede hacerse cargo. Aseguró haber interpuesto varias denuncias por malos tratos.

Si le dices: vete, se lía el follón e insulta, amenaza y agrede

La relación de la niña con un chico mayor de edad y con antecedentes penales desató los problemas. Las cosas empeoraron con el embarazo de la menor, que quiere tener el niño frente al criterio de su madre, que ayer señaló: "Su conducta es superagresiva, desafiante y manipuladora. Dice: no voy al colegio, y no va. Si le dices: vete, se lía el follón e insulta, amenaza y agrede".

La mujer aseguró que quería renunciar a la tutela de la menor, pero que la Junta de Andalucía se ha negado. Por el momento, la única solución planteada es que asista a un centro para tratar el trastorno de conducta.

El precedente asturiano

Hace ahora un año se conoció un caso similar en Asturias, donde la madre de una menor de 13 años pidió al Principado que se hiciese cargo de la tutela de la pequeña ante su propia incapacidad para controlarla.

En aquel caso, las administraciones también se opusieron inicialmente a ello, pero al final accedieron, aunque criticaron que la madre recurriese a los medios de comunicación para hacer presión.