La Ley de Dependencia sigue un camino lento en Castilla y León, tanto que la Comunidad está a la cola en su aplicación con respecto a otras regiones. De hecho, sólo Madrid está peor, según CC OO.

De acuerdo con los datos que ofrece la propia Junta, hasta el momento, un año y cuatro meses después de su aprobación, se han concedido 2.783 prestaciones. Es decir, el 17% de los 15.880 dependientes de grado máximo que habría en la Comunidad, según el último libro blanco de la Dependencia.

«Estamos con un retraso que no puede seguir así», lamenta la secretaria de mujer y política social de CC OO, Bernarda García. «Ahora, además, queda por saber cuántos de los que tienen concedida la prestación la están cobrando realmente», pregunta.

 

Algunos ya deberían estar cobrando pero no han recibido el dinero.

Esta falta de cobro se da, sobre todo, en los 637 prestaciones económicas que se han concedido porque las otras 2.042 son para enfermos que están en residencias públicas. El sindicato conoce casos de dependientes que ya deberían estar cobrando y que no han recibido el dinero.

 

«Estamos solicitando que esto se acelere. Afortunadamente conseguimos desbloquear su aplicación en noviembre, pero no nos podemos permitir estos lujos porque hay mucha gente que lo necesita», denuncia.

En el caso extremo se sitúan regiones como Navarra donde su índice de aplicación es del 130%. «Allí se tenían previstos 3.000 dependientes de grado máximo y todos esos, y otros muchos más, ya tienen ayuda», informó.

La Junta ha registrado ya 28.451 solicitudes y, según los últimos datos, ha revisado 26.983. De este total, 11.003 tienen resolución y 8.520 tienen derecho a prestación.

La Junta promete más plazas

La Junta anunció ayer que creará 1.045 nuevas plazas concertadas con entidades públicas y privadas para atender a las personas dependientes de la región, de las cuales unas 600 son las que tienen una mayor necesidad, según la Consejería de Familia.

Estas nuevas plazas se pondrán en marcha en el plazo de un año y con su creación se pretende disminuir la lista de espera de acuerdo con los baremos y grados de dependencia. Para Valladolid se crearán 140 plazas nuevas y por primera vez Medina de Rioseco contará con este tipo de plazas.

Lázaro cruz y su mujer.

Lázaro Cruz González. 71 años.

«No tengo ayuda ni sé cuándo la tendré»

Su mujer, Sofía, tiene alzheimer desde hace siete años y él se encarga de cuidarla las 24 horas del día. «Mientras yo pueda cuidarla en casa no irá a una residencia», afirma. A ambos les concedieron desde mediados de marzo 438 euros al mes y aún no han recibido nada. Además, se lo tienen que pagar a efectos retroactivos desde mayo de 2007. En total, 2.940 euros del año pasado y más de 2.000 de este que no saben cuándo llegarán.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD