Acusados en el juicio por el robo del Códice Calixtino.
Acusados en el juicio por el robo del Códice Calixtino. EUROPA PRESS - Archivo

Según han confirmado fuentes penitenciarias, la junta de tratamiento de la cárcel pontevedresa de A Lama, en la que se encuentra cumpliendo su condena, dio luz verde a que Fernández Castiñeiras accediese al tercer grado por motivos de salud.

Esta decisión, que precede a su libertad condicional, se ha tomado debido a la grave enfermedad "incurable" que padece el condenado y que le hace apto para que le sea aplicado el artículo 104.4 del reglamento, que otorga el tercer grado por "razones humanitarias".

En concreto, este artículo establece que se le facilitará el tercer grado a los penados "enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación", por "razones humanitarias y de dignidadpersonal, atendiendo a la dificultad para delinquir a su escasa peligrosidad".

En mayo de este año, Castiñeiras, de 70 años, sufrió un ictus mientras se encontraba en prisión, lo que motivó su ingreso hospitalario dada la gravedad de la situación. Era, además, la segunda ocasión en la que se veía afectado por esta dolencia, que ya le dejó secuelas antes del robo del Códice.

José Manuel Fernández Castiñeiras fue condenado en 2015 a diez años de prisión por hurto, robo continuado y blanqueo de capitales por la sustracción del Códice Calixtino y otros efectos de la Catedral de Santiago. Posteriormente, el TSXG redujo esta condena y la dejó en 8 años y dos meses, que ha cumplido en la cárcel de A Lama.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.