Más de un centenar de profesoras, catedráticas e investigadoras del ámbito académico nacional e internacional han suscrito un manifiesto, en el que también figura la firma de profesores, además de personas de otras profesiones, rechazando la cancelación de las jornadas sobre 'Trabajo Sexual', previstas en la Universidade da Coruña.

"Acallar un debate y cerrarlo en falso nunca puede ser una buena idea", argumentan en un manifiesto publicado tras las reacciones en contra de estas jornadas, de las que, finalmente, la UDC, ha optado por suspender su celebración en la Facultad de Sociología al considerar que no se puede garantizar "la seguridad" del debate ni de su calidad.

"Creemos que estas jornadas y otras parecidas deberían realizarse en la universidad entendiendo que ésta debe ser un espacio abierto a recoger debates que se están produciendo en la sociedad y en el movimiento feminista", señalan en su manifiesto.

"La universidad ha sido históricamente un sitio donde se han dado luchas centrales por la libertad de expresión y todavía hoy debe ser un bastión que permita discutir en condiciones cuestiones que pueden resultar polémicas, pero sobre las que no hay un consenso social asentado y sobre las que, por tanto, es imprescindible la producción de conocimiento", argumenta.

Por otra parte, incide en que la prostitución "es un tema de investigación en ciencias sociales que ya tiene una larga tradición" y recuerda que la propia Facultad de Sociología de A Coruña "lleva 20 años produciendo conocimiento" sobre esta cuestión. A ello, suma en el que en el movimiento feminista haya "diversidad de opiniones" sobre cómo encarar la prostitución.

AVANZAR EN CONSENSUAR POSTURAS

En base a todo ello, señala que "acallar un debate y cerrarlo en falso nunca puede ser una buena idea, más bien deberíamos reconocer su importancia y generar más lugares de encuentro donde poder contribuir a construir una opinión pública informada con suficiente conocimiento para avanzar en consensuar posturas".

Por otra parte, y ante las voces que pedían en redes sociales su cancelación -finalmente llevada a cabo por la UDC-, asegura que "este tipo de prohibiciones acaban por imponer una falsa polarización donde parece que solo son posibles dos posturas (abolicionista o proderechos), cuando el propio sentido de lo que significa una y otra posición no están cerrados".

"Una pluralidad que solo es posible desplegar en debates sosegados", añaden en un manifiesto en el que critican "el intento de prohibir a las prostitutas hablar de sus condiciones de vida y de sus propuestas a través de sus experiencias personales".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.