Parques 'minados' en Valencia.
Los niños tienen que sortear los excrementos en muchos parques de la ciudad. PACO LLOPIS

«Tenemos un gran parque que no podemos usar porque el suelo es de tierra y cuando no está lleno de cacas de perros se convierte en un barrizal por la lluvia. Además nos da miedo que los niños puedan lastimarse si caen del columpio».

Es el testimonio de María José, vecina de la plaza Pedagoga Raquel Payá. Tiene cuatro hijos, pero no pueden disfrutar del parque del barrio.

Nuestros hijos no pueden jugar porque el parque está lleno de cacas de perros

Sin embargo, según han informado fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente, entre julio y agosto «se renovarán los juegos infantiles de 110 parques», incluído el de Pedagoga Raquel Payá. Pondrán nuevos columpios y pavimento especial anticaidas.

El distrito de Quatre Carreres será el más beneficiado (14 zonas se renovarán), seguido por Rascanya (13): «Con esta actuación, la totalidad zonas infantiles quedará en condiciones óptimas. De hecho, la normativa europea obliga a que tengan un suelo de seguridad si la altura de la caída del columpio es superior a 60 centímetros: «nuestra prioridad es que los niños puedan jugar con la máxima calidad y seguridad», explica el concejal de Medio Ambiente, Ramón Isidro. Precisamente ayer, el edil y la alcaldesa Rita Barberá inauguraron la remodelación del parque de Camales en Benimàmet.

Una zona que queda en el olvido

La zona de juegos de la calle Jordi de Sant Jordi está infrautilizada por los excrementos caninos Ô Unos 500 niños de la escuela infantil número 7 y el colegio de Primaria Aiora toman cada día el parque de la calle Jordi de Sant Jordi, situado junto a los centros.

Sin embargo, la misma preocupación asalta a sus padres cada vez que se disponen a entrar a la zona de juegos: «¡Cuidado con caerse sobre alguno de los excrementos caninos que invaden el parque!», les gritan reiteradas veces.

Una portavoz de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) de la Escuela Infantil número 7 dice: «Desde mayo de 2006 hasta febrero de este año, hemos mandado cuatro reclamaciones al Ayuntamiento por la situación del parque que tiene dos columpios medio rotos y el suelo te tierra dura. Pese a que lo limpian, siempre está lleno de excrementos», explica. De momento, lo único que han logrado es la instalación de unas señales para que no se metan los perros, «algo que no ha solucionado el problema, que se agrava con el calor por los malos olores que desprende la arena», aseguran.

La indignación es mayor al conocer que este parque no está entre los 110 que arreglará el Ayuntamiento. Al conocer este caso, fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente aseguraron ayer que comprobaran la situación de todas las zonas infantiles y arreglarán las deficientes.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA.