Philippe Quint regresaba de dar un concierto en Houston (Texas) el martes pasado cuando se olvidó su Stradivarius valorado en 4 millones de dólares (algo más de 2,5 millones de euros) en el taxi que lo llevó del aeropuerto de Newark a Manhattan.

El violinista tuvo suerte. El taxista que lo llevó, el egipcio, Mohamed Khalil, lo encontró y se lo devolvió, quizá sin conocer el valor real de un instrumento fabricado por el famoso luthier de Cremona (Italia) y que data de 1723.

El músico, de origen ruso y de 34 años de edad, recompensó al honesto taxista dándole "todo el dinero que tenía en la billetera", que en ese momento eran 100 dólares, según informó su representante.

El músico prometió al taxista y sus compañeros de trabajo de Newark "una recompensa más sustancial" y, además, les ha ofrecido en gesto de agradecimiento un concierto gratuito este martes en la terminal de taxis del aeropuerto.