Sufren ahogos y problemas respiratorios y muchos se tienen que medicar para poder afrontar esfuerzos físicos. El asma ha aumentado su prevalencia en los últimos años y ya afecta a uno de cada diez niños aragoneses, sobre todo a los menores de tres años.

En total, en la comunidad aragonesa, entre niños y adultos, se estima que hay 90.000 personas afectadas por esta enfermedad. El exceso de higiene a edades tempranas y el contacto con agentes químicos o alérgenos son las principales causas que explican el incremento en el número de asmáticos.

En los últimos cuatro años, la prevalencia del asma infantil entre los más pequeños ha aumentado un 3% y la tendencia es creciente, según explicaron ayer responsables médicos y del Salud en Zaragoza.

A los factores externos hay que añadir también la carga genética en la prevalencia de esta enfermedad. Si los dos padres son asmáticos, sus hijos tienen un 70% de posibilidades de desarrollar también la dolencia, mientras que si sólo uno de ellos tiene la enfermedad, la probabilidad se reduce al 50%.

La humedad y la altitud son también determinantes. La prevalencia del asma es mayor en zonas urbanas y costeras y disminuye a mayor altitud, según explicó el director general de Salud Pública del Gobierno aragonés, Francisco Javier Falo.

El asma representa uno de los principales costes sanitarios y puede llegar a limitar la vida social del paciente. Muchos niños faltan incluso a clase cuando sufren una crisis.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA