Asturias es, tras Andalucía y Castilla La Mancha, la comunidad autónoma con peor calidad laboral del país, según un estudio de Manpower Professional elaborado por un grupo de investigación de la Universidad de Barcelona liderado por Jordi Suriñach.

Por su parte, Baleares, La Rioja, Cataluña, Murcia y Madrid lideran la calidad laboral.

Según este estudio, la calidad laboral en España creció un 9,6% entre 2001 y 2006.

La calidad laboral en España creció un 9,6% entre 2001 y 2006
Casi un 3% de este crecimiento se debe a la revisión metodológica efectuada en la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre lo que se considera población ocupada y parada, así como por la regularización masiva de inmigrantes promovida durante la pasada legislatura.

Por actividades económicas, los servicios financieros a empresas y alquileres es el sector con mejor calidad laboral, seguido por la energía, la química, el caucho y la metalurgia, frente a la construcción y el comercio, la hostelería y las reparaciones, que se encontraban en la cola en 2006.

Por tamaño empresarial, los trabajadores de grandes compañías son los que gozan de mejor calidad laboral.

Las variables que mejoraron más entre 2001 y 2006 fueron la igualdad de género, la inclusión y acceso al mercado de trabajo, además de la diversidad y no discriminación.

Por el contrario, empeoraron el diálogo social, la productividad del trabajo y la calidad intrínseca al puesto de trabajo debido a varios factores, entre ellos la incorporación de muchos inmigrantes con poca formación, según ha argumentado Suriñach.

El perfil de calidad es un directivo de una gran empresa de las Islas Baleares que trabaja en el sector financiero

Se podría decir que el perfil del trabajador con mejor calidad laboral corresponde a un directivo de una gran empresa de las Islas Baleares que trabaja en el sector financiero, mientras que el peor situado sería un autónomo poco cualificado que desempaña su actividad en Castilla-La Mancha y en el sector de la construcción.

La calidad laboral se mide en función de 10 variables fijadas por la Comisión Europea: calidad intrínseca del puesto de trabajo, productividad, diálogo social, salud en el trabajo, habilidades y aprendizaje, flexibilidad y seguridad, equilibrio con la vida cotidiana, diversidad y no discriminación, inclusión y acceso al trabajo e igualdad de género.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN