La huelga indefinida promovida por la Agrupación Sindical de Conductores (ASC) en la compañía de transporte de viajeros Casal, que explota conexiones de Tussam y del Consorcio Metropolitano de Transportes , arrancará el 15 de mayo.

La huelga ha sido aprobada por la asamblea de trabajadores y la documentación se ha entregado al Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (Cemac), según José Manuel de la Portilla, presidente del comité de empresa.

José Manuel de la Portilla dijo que una vez entregada toda la documentación al Cemac, aún deben negociarse los servicios mínimos de esta huelga indefinida que relevaría a los paros técnicos que cada viernes celebra la plantilla en demanda de mejores sueldos y mejores condiciones laborales, toda vez que bajo la convocatoria de ASC ya se celebró una huelga durante la semana de la Feria de Abril.

En cuanto a las coacciones y presiones denunciadas por el director gerente de Casal, Luis Martín, José Manuel de la Portilla aseguró que el pasado viernes, día de la última jornada de paro técnico y cuando se habrían producido tales incidentes, dos patrullas de la Policía Nacional "vigilaban" las instalaciones de la empresa "no intervinieron para nada".

Negó la existencia de tales hechos aunque admitió que uno de los agentes dio cuenta de una denuncia "por acoso" que podría derivar del uso del claxon de un coche.

No obstante, y aunque la denuncia estaría registrada, aseguró que los agentes "no vieron nada de acoso" y aseguró que transcurrió con normalidad .

Luis Martín, cabe recodarlo, aseguró que la plantilla está siendo víctima de "coacciones" para secundar los paros técnicos y "personas concretas que quieren trabajar más allá de los servicios mínimos" están siendo presionadas para adherirse a la huelga, promovida en solitario por ASC al gozar de la Presidencia del comité de empresa.

La huelga afecta a los municipios de Carmona, El Viso del Alcor, Mairena del Alcor, Alcalá de Guadaíra, Camas, Santiponce, La Rinconada, Alcalá del Río y Dos Hermanas, más concretamente el populoso núcleo de Montequinto, y a tres barrios de la ciudad.

Se trata, según los datos del Consorcio Metropolitano de Transportes, de una población de 240.000 personas potencialmente afectada por el paro técnico porque estas rutas registran una media de 13.500 viajes los días laborales.