El arquitecto madrileño Alejandro Zaera, encargado de realizar el proyecto para la reforma de la plaza de María Pita, hizo esta mañana su primera visita a la ciudad para conocer in situ los puntos fuertes y débiles de un espacio que no ha dejado de ser una polémica desde la instalación de las terrazas acristaladas en 2002.

Las 14 instalaciones no le gustan a Zaera, según manifestó a los periodistas tras una visita por la plaza con el alcalde, Javier Losada. "Es una plaza que se ha ido haciendo añadiendo cosas sin tener en cuenta un diseño. Necesita tener menos elementos y más calidad", aseguró.

Zaera cree que esta renovación "es un problema difícil" y apuesta por mantener los usos de las terrazas de la plaza, pero cambiando su diseño. "Hay que buscar elementos mejor diseñados que los que hay ahora", añadió.

El arquitecto considera que el proyecto "requiere tiempo para pensar" y en esta fase previa está recogiendo las opiniones de todas las partes implicadas: Ayuntamiento, hosteleros y vecinos.

De todas maneras, la reforma de María Pita no se centrará sólo en la retirada o el rediseño de las terrazas, sino que también incluirá cambios en la iluminación o el mobiliario urbano.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA