La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada al tráfico de droga que operaba en el País Vasco y Cantabria, liderada por un vecino de Bilbao que se encontraba en prisión y que era apoyado por su organización en el exterior.

En la investigación se ha localizado 1.950 gramos de cocaína, 120 gramos de speed y 275 de hachís

En la investigación, iniciada en enero, se ha localizado 1.950 gramos de cocaína, 120 gramos de speed y 275 de hachís, con un valor aproximado de más de 120.000 euros, así como más de 50.000 euros en metálico.

Uno de los detenidos es un vecino de Castro Urdiales de 27 años, cuyas iniciales son J.D.L..

La lonja de Castro Urdiales constituía un laboratorio de manipulación, adulteración y envasado de sustancias estupefacientes, donde fueron intervenidas dos prensas hidráulicas (una de cinco toneladas de presión y otra de 60 toneladas), diversos moldes, molinillos para mezcla, envasadora termo-selladora al vacío, bolsas de empaquetado, máscara anti-gas, guantes protectores, diversos productos químicos para corte y adulteración de la droga y otros medios de protección para intervención con sustancias químicas.

Detenidos

Los agentes encargados de la investigación detectaron el pasado mes de febrero la presencia en Bilbao de dos personas de nacionalidad mexicana, importadores de la droga procedente de este país y encargadas de hacer llegar cierta cantidad de cocaína a la red.

A finales del mes de marzo, se procedió a la detención de los dos ciudadanos mexicanos, L.U.M. de 37 años y O.E.R.N. de 36 años, y de dos de los integrantes españoles de la organización, el vecino de Castro Urdiales e I.S.M. de 27 años y domiciliado en Getxo. También se llevó a cabo la imputación del líder de la organización, T.O.G. de 31 años y vecino de Bilbao, que se hallaba en prisión.

La Guardia Civil continúa con las investigaciones sobre esta organización que, al parecer, vendía la droga en cantidades "muy notorias" que distribuían en toda su zona de actuación.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER