Helena Bonham Carter
Helena Bonham Carter, en la alfombra roja de la Berlinale. ARCHIVO

Por si alguien lo dudaba a estas alturas —o pensaba que era su matrimonio con Tim Burton la causa de ser quien era— la respuesta es no. Helena Bonham Carter siempre ha sido Helena Bonham Carter. Y eso significa que hay algo excéntrico, espectral y supersticioso de por medio.

Y en la historia que nos ocupa a todo ello hay que sumar un término: realeza. La actriz británica ha sido la escogida por Netflix para dar vida, en la próxima temporada de la exitosa serie The Crown y sustituyendo así a Vanessa Kirby (la ficción dará un gran salto temporal en los nuevos episodios), a la princesa Margarita.

Pero para ello, la intérprete, de 53 años, necesitaba pedir permiso. Pero no a nadie de los que se pudiera pensar, como podrían ser, por ejemplo, sus hijos, para pasar tiempo con ellos, o a cualquier otro u otra que se nos ocurra, sino a la propia hermana de la reina Isabel II.

¿El problema? Que lleva muerta 17 años. En concreto, desde el 9 de febrero de 2002. Un poco tarde, quizá. Pero esto, según relata el tabloide inglés The Sun, ha supuesto una minucia para Bonham Carter, porque estaba dispuesta a rechazar el papel si no obtenía el beneplácito de la difunta.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Helena Bonham Carter (@helbonhamcarter) el30 Ago, 2019 a las 3:14 PDT

Así que, aunque siempre se ha oído que el star system tiene muchas manías y extravagancias, la intérprete de Los miserablesEl discurso del rey o El club de la lucha ha querido llevarlo un poco al extremo y realizó sesiones de espiritismo con una médium.

El diario asegura que la información proviene de fuentes del entorno de la actriz, que no solo usaba estas sesiones místicas para recibir la bendición de la princesa sino también "consejos", como, citan, "el modo de sujetar los cigarrillos igual que lo hacía ella".

Las mismas fuentes afirman que, ante la posibilidad de cualquier tipología de dudas que podían llegar a surgirle a la intérprete sobre cómo estaba llevando a cabo su interpretación, la médium respondía escuetamente: "Margarita dice que todo va bien".

Todo esto, claro, aprovechando las pausas del rodaje... y que la conoció en persona. Porque sí, Helena Bonham Carter tuvo la oportunidad de conocer a la princesa Margarita cuando aún vivía y, dice, la encontró "bastante aterradora".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Helena Bonham Carter (@helenabonhamcarterdaily) el3 Sep, 2019 a las 3:06 PDT

Y es que la familia de Bonham Carter, muy distinguida en Gran Bretaña, siempre ha estado muy ligada a la realeza: se decía que su tío, el barón Mark Bonham Carter, fue uno de los pretendientes de la princesa Margarita, dada la amistad que se profesaban; así como la abuela de la actriz, lady Violet Bonham Carter, tomó partido por Margarita cuando su hermana Isabel le prohibió casarse con Peter Townsend.

"A Helena siempre le gusta investigar para sus papeles tan profundamente como ella pueda y siempre está dispuesta y preparada a ir un paso más allá", ha declarado la fuente, nunca mejor dicho lo de "más allá".

"Así que si eso significa utilizar a alguien con poderes sobrenaturales para hablar con la persona del Más Allá a la que va a interpretar, [Bonham Carter] no tiene problemas en hacerlo", ha sentenciado.

Ver esta publicación en Instagram

London, 8 August. #HelenaBonhamCarter

Una publicación compartida de Helena Bonham Carter (@bonham.carter) el16 Ago, 2019 a las 8:56 PDT