Andrea Bocelli
Andrea Bocelli. ARCHIVO
El tenor italiano Andrea Bocelli admite haber sacrificado algo de su integridad artística en beneficio del éxito comercial.

En declaraciones a la revista "Radio Times", el cantante invidente, de 49 años, dice lamentar el énfasis que puso en el lucro en la primera fase de su carrera profesional.

Lamento haberme visto obligado por  a hacer cosas que eran muy lucrativas

"Lamento haberme visto obligado por las circunstancias a hacer cosas que eran muy lucrativas, pero que ocupaban mucho tiempo que podía haber dedicado a una labor más satisfactoria desde el punto de vista artístico", explica el cantante.

"Cada aparición comercial en televisión me quita tiempo que prefiero dedicar al estudio. Lo hice para cumplir los contratos. Hay que hacer lo que quiere la gente. Pero al final todo fue para bien", agrega Bocelli.

Algunos han criticado a Bocelli, que lleva vendidos 55 millones de álbumes, por ser un cantante demasiado comercial, en parte porque mezcla la música clásica con la pop, mientras que otros censuran el que amplifique su voz con un micrófono.