Isabel Celaá
La minista portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Mariscal/ EFE

La ministra de Educación y portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, quiere saber si la omisión de los Reyes Católicos en los libros de Cataluña o la petición de corregir aquellos libros de texto que dicen que en el archipiélago canario hay ríos constituirían "mala praxis" por parte de las editoriales o tiene que ver con el supuesto "adoctrinamiento" por parte de gobiernos autonómicos que los editores denunciaron la semana pasada.

"Vamos a ver si son mala praxis, si se relacionan con lo que ellos afirmaron que eran presiones, vamos a verlo todo", ha explicado Celaá, en una entrevista a Onda Cero. La ministra tiene previsto reunirse este miércoles con los editores.

Celaá ha recordado la libertad de empresa de las editoriales para sus publicaciones, y se preguntó "por qué van a aceptar presiones si el poder administrativo de las comunidades autónomas no tiene que autorizar esos libros de texto".

La titular de Educación dijo "estar sorprendida" por la existencia de material en el que se omite a los Reyes Católicos, algo que relacionó con la configuración de materias de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que "ha animado la proliferación de libros de texto en las comunidades autónomas".

En opinión de Celá, con la ley anterior educativa "era impensable que los Reyes Católicos, que son un elemento de cohesión del territorio, o los ríos, no estuvieran en Canarias".

Para la ministra, la configuración de la LOGSE, anterior a la LOMCE, era "mucho más clara", pero se ha mostrado segura de que esta situación podrá revertirse con la nueva reforma educativa presentada por el ejecutivo de Sánchez.

"Volvemos a un reparto clarísimo en el que las comunidades van a tener su espacio, pero reglado, en el que van a tener que trabajar con los materiales básicos del Estado hechos por expertos, con los que han tenido que comprometerse en la conferencia sectorial y luego atribuir su parcela".

En su opinión, esta situación "ordena más el campo" y ha insistido en que "hay que ceñirse a la libertad de empresa y a la ciencia".

Ha rechazado que estos cambios previstos en la reforma educativa tengan como objetivo "recentralizar" las competencias. "Que alguien quiera recentralizar y dar respuesta desde el sistema autonómico es legítimo, aceptemos ese debate. El problema es cuando ese debate viene enmascarado en otros más bastardos, adoctrinamiento sí o no", ha concluido.