"El 2 de diciembre entró en vigor, tras su aprobación urgente en el Congreso, la reforma del Código Penal para castigar las infracciones más graves relacionadas con la seguridad vial". Se estableció que aquellas personas que tuvieran "condenas de menos de dos años y sin antecedentes, la inmensa mayoría, conmutaran la pena de prisión por trabajos en beneficio de la comunidad, una multa y la retirada del carné. La prisión queda reservada para los casos más graves o para los reincidentes", publica El País.

"El sistema funciona así: un conductor detenido por alcoholemia, velocidad o circular sin tener carné pasa a disposición judicial; normalmente a las pocas horas del arresto. En la mayoría de los casos todo se ventila con un acuerdo de conformidad en un juicio rápido. El acusado, que en ese momento pasa a tener antecedentes penales, acepta la condena; y el fiscal, a cambio, le rebaja en un tercio su petición de pena".

1.500 euros de multa que se liquidan en un mes, la retirada del carné entre ocho y un año y entre 20 y 30 jornadas de trabajo en beneficio de la comunidad que muy pocas veces se cumplen. "Retirada del carné entre ocho meses y un año, y entre 20 y 30 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad. En un plazo aproximado de un mes se liquida la deuda y queda confiscado el carné. ¿Y los trabajos sociales? Salvo en Cataluña, donde este tipo de condena se generalizó a partir de 2004, el resto de España soporta un auténtico colapso.

El 80% tiene que cumplir una condena de trabajos sociales

"Ya estaba mal antes de la reforma", asegura un juez, "imagínate ahora...". La mayoría de las condenas dictadas desde diciembre está aún sin ejecutar. No existen suficientes plazas para atender la demanda, y las que hay están enfocadas a trabajos que poco tienen que ver con la naturaleza del delito: trabajos administrativos, de limpieza, de mantenimiento".

Actualmente el 80% tiene que cumplir una condena de trabajos sociales. "La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias intenta ahora firmar convenios con ayuntamientos, comunidades autónomas y entidades públicas y privadas para aumentar la oferta destinada a penas alternativas".

A juicio 177 personas

Según recoge Público, 177 personas tendrán que ir a juicio por conducir sin tener carné. En este puente de mayo la Guardia Civil detuvo a 128 personas que conducían sin carné a los que hay que sumarle 49 conductores 'cazados' por los Mossos d'Escuadra. Todos han pasado a disposición judicial.