La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa.
La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa. EFE

Si el PSOE insiste en no ofrecer una coalición a Unidas Podemos y los de Pablo Iglesias no terminan aceptando otra cosa, la repetición de elecciones estaría servida. Sin embargo, hay otro escenario que podría ser peor para los socialistas, que según todas las encuestas volverían a ganar de nuevo. Antes de esto, podría suceder que Iglesias apoyara la investidura de Pedro Sánchez pero sin ningún acuerdo de por medio, para tener así las manos libres para hacerle oposición. "Es un rincón oscuro que no merece ni la ciudadanía ni las políticas de este país", ha dicho la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, sobre tal posibilidad.

Celáa ha intentado desactivar una opción que en Unidas Podemos ya se ha empezado a barajar y que, de producirse, podrían en serios y continuos aprietos al nuevo Ejecutivo de Sánchez, que sumaría también a Iglesias en las filas de la oposición, que ya promete ser sin cuartel por parte del PP y Ciudadanos.

"No visualizamos un escenario en el que se pueda llegar a una investidura sin una colaboración por parte de las fuerzas políticas, no creo que ninguna fuerza pueda estar en esa deriva, es un cul de sac, un rincón oscuro que no merece ni la ciudadanía ni las políticas de este país", ha añadido Celáa, que no ha precisado si en ese caso Sánchez descartaría presentarse a la investidura y optar por la repetición electoral.

En su lugar, ha trasladado que "queremos una investidura en septiembre pero con una participación activa de Unidas Podemos ante los desafíos", pero siempre según la última oferta que este martes lanzó Sánchez a Iglesias, para firmar un acuerdo programático, con una oficina y comisiones para verificar que se cumple y un observatorio de la sociedad civil.

Espacios de poder para Podemos

Además, el PSOE añade lo que su portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, ha calificado este viernes "espacio de poder", es decir, la participación de Unidas Podemos en "importantes instituciones" pero fuera del Consejo de Ministros, donde exige entrar Unidas Podemos en una coalición.

Lastra ha adelantado que este fin de semana enviarán un documento a Unidas Podemos concretando posibles cargos que ,en ningún caso supondrán una nueva oferta, distinta a la que ya hizo Sánchez y que fuentes del Gobierno aseguran que será la última. Así pues, el acuerdo que debe "emerger de lo que no existía" tras la negociación, según Celáa, deberá asentarse sobre la "poderosa" última oferta de Sánchez.

"Cuando se habla de cargos importantes en instituciones relevantes no vamos a llegar más que hasta allí", ha dicho Celáa, que también ha tratado de desmontar los calculos que se hacen en Podemos de que al final el PSOE terminará ofreciendo una coalición. "No va a haber un gobierno de coalición tal y como se propuso en julio", "hay convicción y determinación por parte de quienes están negociando en el PSOE y el presidente Sánchez de que no habrá gobierno de coalición", ha reiterado.

Esta aseveración choca de frente con las pretensiones de Unidas Podemos, a pesar de lo que Celáa no ha visto motivo para que no llegue a producirse un encuentro entre Sánchez e Iglesias, después de la reunión de los negociadores de este jueves y los contactos entre ellos que continúen a partir de ella. "No les quepa duda de que esto deparará una reunión eventualmente entre los dos líderes con toda normalidad, pero vamos a esperar el trabajo de la comisiones negociadoras".

Más de cuatro horas de reunión

Este jueves, los equipos negociadores de ambas partes se reunieron en el Congreso durante más de cuatro horas, para constatar que cada uno se mantiene en sus posiciones. Este viernes, Celáa ha preferido destacar que hubo acuerdo en seguir en contacto al término de una reunión en la que ha revelado que la delegación socialista transmitió "información que curiosamente, de manera inopinada, Unidas Podemos no tenía de algunos extremos de los que se había hablado", aunque no ha podido precisar sobre qué cuestiones.

Asimismo, la portavoz del Ejecutivo ha celebrado que el equipo negociador de Unidas Podemos se ampliara para dar entrada a otras cuatro personas, representantes de las otras cuatro formaciones que con Podemos integran la confluencia, IU, Equo, Galicia en Común y En Comú Podem, que supuestamente también escucharon de primera mano el explícito rechazo que hace el PSOE en su último documento. "Es importante que las confluencias oyeran de primera voz cuál había sido la secuencia con detalle, que pudieran intercambiar información, eso siempre es importante para llegar a algo".