Imagen recurso del portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros
Imagen recurso del portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros. Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

Cuenta atrás para Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio. En apenas un mes podrían verse obligados a desalalojar su chalé de Madrid, sobre el que pesa una orden de clausura municipal, si no presentan los papeles que le pide el Ayuntamiento antes de esa fecha.

En tiempos de la administración, el portavoz de Vox en el Congreso Espinosa de los Monteros confía en que todo se arregle antes del plazo. "Esperamos que sí, nosotros vamos a poner todo de nuestra parte", responde ante la pregunta de si cree que un mes es suficiente para solucionar un problema que arrastran desde hace tiempo. 

Tiempo es lo que necesitan, pero lo aprovecharán tomando la vía legal. "Lo haremos por el conducto reglamentario para, así, adecuarnos a lo que el Ayuntamiento requiera", explica Espinosa de los Monteros a 20Minutos. Así la pareja desvincula al Consistorio, que gobierna con el apoyo de su grupo político, de plena responsabilidad. "Es verdad que llevamos más de ocho años con esto, pero no todo es estrictamente culpa del Ayuntamiento", admite.

A lo largo de la semana ambos líderes han declarado ante los medios de comunicación que están inmersos en "un laberinto burocrático agravado por un denunciante rencoroso". El denunciante no es otro que el constructor del chalé, quien se encargó de la mayor parte de la obra. "Dejó parte de las obras sin hacer y otras mal hechas, y comenzó el conflicto sobre cuánto le debíamos", explica Espinosa. Según relata el portavoz, esta disputa influyó en su relación con el aparejador, un arquitecto técnico del que dependían para presentar el certificado de fin de obras de la casa.

Esta no llegó hasta pasados varios años. "Para cuando nos dio el documento de fin de obras, ya nos había caducado la licencia de obra", asegura Espinosa. Actualmente el chalé carece de licencia de primera ocupación y de actividad, según fuentes municipales. Para Espinosa, es una situación "absurda" en el que el Ayuntamiento exige un documento que el propio denunciante no les da". Asegura que han pasado por muchas etapas y muchas ramas distintas del Consorcio, como la junta municipal, obras públicas, disciplina urbanística o catastro, un "laberinto en el que cada vez más es dificil de navegar", apunta. También insite en que han pagado todas las veces que se les ha dicho que paguen. "Llevamos unos años pagando un IBI superior y no lo discutimos".

El alto cargo de Vox no contempla la posibilidad del desalojo por carecer de la licencia de primer ocupación. Pero sí, la clausura de la actividad económica por los trabajos que Rocío Monasterio ejecutaba en una parte de la casa. Sobre ello asegura que "prácticamente ya no hay actividad" pero la que haya la "van a sacar de ahí". "Nuestra posición no es de presentar un urgente de guerra, vamos a cumplir con todo y resolverlo técnicamente lo mejor posible y lo antes posible", reitera.

Sin embargo el Ayuntamiento no remite en sus plazos ni en sus órdenes. En caso de que el 8 de octubre no hayan recibido toda la documentación solicitada, a las 10 de la mañana se presentarán en la puerta del chalé. Atendiendo al procedimiento, la residencia se precintará en caso de que la pareja la abandone voluntariamente. En caso contrario los inspectores levantarán el acta y pedirán una orden judicial que permita entrar en la vivienda.

La clausura afecta a toda la vivienda

En agosto de 2011 la pareja recibió la licencia municipal para construir una nueva casa con decpacho profesional. Sin embargo, durante el proceso hicieron nuevas obras que no estaban aprobadas en la licencia. Aunque haya partes de la casa que sí se ajusten a la normativa, la clausura afecta a toda la vivienda. Así lo explica Rocío Monasterio a través de Twitter.

Consulta aquí más noticias de Madrid.