El referendo autonomista de la región boliviana de Santa Cruz se celebró este domingo en medio de brotes violentos en zonas del departamento controladas por el oficialismo, donde una persona murió y más de 35 resultaron heridas. Miles de personas celebraron en las calles de la capital de Santa Cruz su nuevo estatuto autonómico, que según las autoridades regionales ha obtenido un respaldo superior al 80 por ciento, en un referendo que el Gobierno de Evo Morales no reconoce y considera "ilegal".

El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó ayer a los gobernadores a dialogar desde hoy sobre una "verdadera" autonomía, después de que las autoridades de Santa Cruz proclamaran el triunfo del "sí" al estatuto para aplicar ese régimen en la región. 

Finalmente, los temores se cumplieron y la violencia llegó a la consulta de los cruceños, que acudieron a las urnas para ratificar un estatuto autonómico que el Gobierno considera ilegal y separatista. El propio referendo ha sido organizado por los dirigentes de Santa Cruz sin el aval de la Corte Electoral Nacional, que lo considera inconstitucional.

Las localidades de San Julián, Santa Fe, Yapacaní, Montero y el Plan 3.000, un barrio humilde de la capital cruceña, todas con mayoría de afines al MAS (Movimiento al Socialismo, el partido del presidente, Evo Morales), han sido los escenarios de los enfrentamientos entre oficialistas y autonomistas.

El fallecido

Los choques continúan en el Plan 3.000, donde se ha producido la mayor cantidad de heridos, que, según un último informe ofrecido por el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, ha subido a 28. Rada confirmó además que en este barrio murió este domingo Benjamín Ticona, de 68 años, que vivía en una casa situada en medio de los enfrentamientos.

Según los vecinos de Ticona, éste murió por efecto de gases lacrimógenos, pero el ministro Rada dijo que, según informes preliminares, estaba enfermo, con una "fuerte" gripe, por lo que pidió un examen forense para encontrar las causas del deceso.

En la localidad de Montero, donde a mediodía se había informado de cinco heridos, uno de ellos por un cartucho de dinamita, el número de heridos ha subido hasta una cifra aún no determinada, según explicó el ministro.

Heridos y detenidos

En la población de San Julián, donde por la noche se iniciaron bloqueos de caminos, fuentes médicas confirmaron a Efe que un seguidor de Morales resultó gravemente herido al caer de un autobús que le atropelló. También se registraron heridos en la localidad de Yapacaní, otro reducto de los sindicatos leales a Morales en el que el referendo fue suspendido porque campesinos atacaron los recintos de votación.

Horas antes, Rada también sostuvo que la policía detuvo a unas 40 personas en los incidentes.

"Cualquier discurso que plantee que hoy es una jornada democrática, exitosa, pacífica y tranquila adolece de falsedad", denunció entonces el ministro, al sostener que, además del "clima de violencia" que vive la región, la votación es un "fraude" por las numerosas irregularidades detectadas.

Señaló que se han encontrado papeletas con la opción del "sí" a la autonomía marcada previamente, que algunas personas han sido eliminadas del padrón electoral y que otras han sido amedrentadas para obligarlas a votar. Por el contrario, el prefecto (gobernador) cruceño, Rubén Costas, responsabilizó de los incidentes y los enfrentamientos a las acciones de los seguidores de Morales.