El Ayuntamiento defiende su labor ante el brote y esgrime multas contra Magrudis, su arquitecto y Martínez León

  • Frente a las acusaciones del Grupo popular del Ayuntamiento de Sevilla sobre supuesta "dejación de funciones e incompetencia" del Gobierno local del PSOE respecto a la situación administrativa de la empresa Magrudis, cuya producción de carne mechada contaminada con Listeria monocytogenes provocó el brote epidémico, el Ejecutivo local ha defendido que sólo en el plano administrativo y en lo que le compete, promueve una sanción de 2.000 euros contra el técnico autor de la declaración responsable de la empresa, otra de al menos 6.000 euros contra la propia Magrudis y una tercera multa inicialmente de 6.000 euros contra la sociedad Comercial Martínez León.

Mientras la empresa en cuestión habría comenzado a funcionar en 2013, el Ejecutivo local alega que "hasta diciembre de 2015 no hay constancia en ningún registro municipal (ni Consumo, ni Urbanismo ni Medio Ambiente) de la existencia de esta empresa", toda vez que fue entonces cuando "la Consejería de Salud acordó su incorporación al registro de establecimientos sanitarios sin exigir que tuviera toda la documentación municipal en regla y sin que, de acuerdo con las informaciones difundidas por la Junta, esté acreditada su inclusión en el registro de industrias agroalimentarias de la Consejería de Agricultura, preceptivo y obligatorio para ejercer esta actividad y que conlleva un régimen de inspecciones y controles".

Merced a la notificación por parte de la Consejería de Salud de la aceptación e inclusión de Magrudis en el registro de establecimientos alimentarios, las inspecciones y revisiones de los inspectores veterinarios del área de Consumo del Ayuntamiento fueron realizadas "en 2016 y en julio de 2017", año este último cuando la funcionaria responsable de esta empresa acreditó la implantación adecuada de su sistema de autocontrol y en consecuencia (Magrudis) pasó a tener otro régimen de control y evaluación de acuerdo con las directrices europeas", toda vez que "estos controles de los inspectores veterinarios únicamente se comprueban los parámetros e indicadores marcados por la Consejería de Salud".

Después de que el 14 de agosto fuese ordenada la paralización de la producción de Magrudis al ser comprobada la presencia de la bacteria listeria en su carne mechada, y el 19 de agosto se hiciera lo propio con toda su actividad; el 23 de agosto el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía analizaron según el primero "un documento registrado por la empresa en la Consejería de Salud el 31 de julio en el que notifica la ampliación de las instalaciones", documento detectado por el Ayuntamiento "en el marco de la inspección" a Magrudis".

Y mientras el PP señala los múltiples defectos detectados en la declaración responsable formulada en diciembre de 2018 por Magrudis ante el Ayuntamiento para regularizar su situación administrativa, declarada sin efecto ya el 28 de agosto y que según el PP "jamás" debió ser tramitada a cuenta de la suma de incumplimientos, el Gobierno local especifica que fue a partir de revisar "toda la documentación" de la empresa cuando fue constatado que "no existía licencia ni declaración responsable en la Gerencia de Urbanismo", que la ampliación no se comunicó al área de Consumo "ni por parte de la empresa ni por parte de la Consejería de Salud" y que había sido entregada una declaración responsable de calificación ambiental y de inicio de actividad en diciembre de 2018 en el área de Medio Ambiente, documento dejado sin efecto el 28 de agosto.

A partir de ahí, el Ayuntamiento promueve un expediente sancionador con propuesta de resolución de 2.000 euros contra el arquitecto que firma la declaración responsable, por no ajustarse la misma a la realidad, fue decretada la clausura de la empresa Magrudis y comenzó un procedimiento sancionador por un importe mínimo de 6.000 euros debido a una infracción en el artículo 134.1 de La Ley 7/2007 de Gestión de Calidad Ambiental de Andalucía y del artículo 84.2 b) de la Ordenanza Reguladora de Obras y Actividades.

Estos expedientes se abren "únicamente por las irregularidades en la formulación de la declaración responsable", sin que tengan relación alguna con la alerta sanitaria, especifica el Consistorio, recordando que a denunciado a Magrudis en la Fiscalía por un posible delito contra la salud pública.

En cuanto a la contratación por vía de urgencia de una empresa para acometer pruebas en dos hornos de Magrudis, el Ayuntamiento encuadra tal extremo en el trabajo conjunto de "la comisión técnica que coordina las administraciones", agregando que el 28 de agosto se inició la revisión del expediente de la empresa Comercial Martínez León, cuya actividad se encontraba también suspendida por parte del área de Consumo por la distribución de carne mechada fabricada por Magrudis de acuerdo con los primeros indicios mal etiquetada.

"Medio Ambiente ha acordado en este sentido dejar sin efecto la licencia de actividad que tenía esta empresa concedida en 1998 según los registros, decretar su clausura y abrir un expediente sancionador por un importe inicial de 6.000 euros", agrega el Consistorio.

"La transparencia en toda esta gestión se ha constatado por la difusión de todos los avances detectados en la investigación que fueron puestos a disposición de los grupos municipales y de asociaciones como Facua, en una ronda de reuniones a la que no asistió el portavoz del PP, Beltrán Pérez (pero sí su portavoz adjunto), así como en el acceso a la documentación que han tenido, entre otros, los representantes del PP que han podido comprobar todos los expedientes existentes en el área de Medio Ambiente. Del mismo modo, se le ha remitido la documentación requerida a la Junta de Andalucía", remata el Gobierno local del PSOE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento