Un inquilino que vivió en la casa de Fritzl asegura que sabía que éste violó a su hija

  • Sepp Leitner asegura que pagaba facturas de luz muy elevadas que luego supo que servían para sufragar los gastos del 'calabozo' donde se hallaba encerrada Elisabeth.
  • Según recoge el periódico Daily Mail, Fritzl le desahució de la habitación porque su perro no paraba de ladrar delante de la puerta del sótano.
Elisabeth Fritzl, su padre (derecha) y un inquilino que se hospedó en la casa de éste (izquierda).
Elisabeth Fritzl, su padre (derecha) y un inquilino que se hospedó en la casa de éste (izquierda).
AGENCIAS

Un hombre que alquiló una habitación en la casa de Josef Fritzl, el sospechoso de haber encerrado en un sótano en la ciudad austríaca de Amstetten a su hija Elisabeth durante 24 años, aseguró conocer que éste había violado a su propia hija, si bien guardó silencio por temor a ser desahuciado. Sepp Leitner, de 42 años, afirmó que conocía los abusos antes de mudarse a una habitación de la pequeña localidad cerca de Viena, según informa dailymail.com.

El camarero, que fue con Elisabeth al Instituto de Tecnología de Amstetted antes de que ésta desapareciera, vivía justo encima del sótano en el que la hija de Fritzl había estado presa durante 24 años. Leitner aseguró que jamás escuchó ruidos anormales, pero que pagaba facturas de luz elevadas que posteriormente descubrió servían para sufragar el coste de la calefacción del 'calabozo'. Según su testimonio, fue desahuciado de la habitación por Fritzl porque su perro no paraba de ladrar cerca de la puerta donde estaba encerrada Elisabeth.

La mejor amiga de Elisabeth

Siguiendo su relato, Leitner, que ahora vive en el pueblo austríaco de Neustadt, contó que la mejor amiga de Elisabeth -a quien se negó a nombrar- le advirtió del comportamiento de Fritzl ante de mudarse a su casa en 1990. Ella le contó que conocía que "Sissi (Elisabeth) había sido violada por su padre antes de que desapareciera".

Un año antes

El sábado se supo, según informaciones de la Policía austríaca investiga el caso, que Frtizl planeó y construyó el 'calabozo' del sótano de su casa en la localidad austriaca de Amstetten un año antes de encerrar allí a su hija según deducen los expertos, que hoy continuaron sus pesquisas en el lugar de los hechos. "Hizo los planes con antelación. En 1983 ya estaba construido" el calabozo, explicó Franz Polzer, jefe de la Oficina contra el Delito de Baja Austria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento