Toñi Moreno, sin fuerzas para realizar su intenso entrenamiento premamá: "No sé ni cómo me llamo"

Toñi Moreno cuenta los sufrimientos del embarazo.
Toñi Moreno cuenta los sufrimientos del embarazo.
@yosoymamifit

Esos días que se te pegan las sábanas, se te cierran los párpados, no funciona ni un café y hasta levantar un brazo parece un suplicio. Pues igual, pero embarazada. Al menos, esa es la sensación que desprendía Toñi Moreno en sus stories de Instagram este martes.

La presentadora de Mujeres y Hombres y Viceversa, a sus 46 años, está a punto de cumplir uno de sus objetivos vitales y va a ser madre de una niña a la que llamará Lola, como su madre, aunque con su actual estado las hormonas hagan de las suyas y le quiten las fuerzas para casi todo.

En los vídeos que grabaron para sus seguidores en las redes sociales la perioista junto a su preparadora física, Raquel López, se puede ver que Moreno no tenía ninguna gana de ponerse a realizar el entrenamiento premamá (y eso tras el verano "especial" que ha vivido).

Como uno de esos días vagos, la presentadora carecía de los ánimos que la han acompañado durante la gestación para afrontar los ejercicios que le correspondían para mantener una de sus obsesiones: un embarazo saludable.

Toñi Moreno le pedía piedad a su entrenadora y, con su gracia y naturalidad habitual, intentaba que le dejara hacer novillos y saltarse ese día, en el que se notaba que no podía ni con su alma.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Toñi Moreno (@tmoreno73) el17 Ago, 2019 a las 11:40 PDT

Y llegaron las risas. Aún con el rostro cansado, el desparpajo de la presentadora, que ya es casi su marca personal, hacía que ambas se partieran incluso antes de empezar.

"La verdad es que estoy fatal. Estoy que no puedo. No sé ni como me llamo", le decía Toñi Moreno a Raquel en busca de algo de compasión que consiguiera liberarla de sus obligaciones deportivas de esa mañana.

"Esto no es fácil. Los que dijeron que el mejor estado de la mujer era el embarazo era un tío", comentaba con sorna la presentadora, para regocijo de su preparadora y amiga.

Esta, por su parte, sabía que esto solo era el principio, y que luego habría que ponerse manos a la obra, así que intentaba darle ánimos y fuerzas. "¿Cuánto vamos a entrenar hoy?", le decía Raquel a Toñi. Y la periodista, que no se podía contener, contestaba que, si era posible, "cinco minutos".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Toñi Moreno (@tmoreno73) el25 Jul, 2019 a las 2:15 PDT

En ese momento, Toñi Moreno se quedaba mirando la pantalla y espetaba un "Mira qué fea estoy" que sacaba la risa de su entrenadora, que está acostumbrada a estos cambios de percepción fruto de las hormonas.

Como pronto cambió de parecer y, a la vista de que no iba a conseguir nada, entre risas se incorporaba para revelar a sus seguidores en qué iba a concentrarse: "¡Voy a poner en orden mi suelo pélvico!".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento