Mattarella y Conte.
Sergio Mattarella saluda a Giuseppe Conte. EFE

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el Partido Demócrata (PD) ultiman la lista de personas que formarán el futuro Gobierno en coalición, dirigido por el primer ministro en funciones de Italia, Giuseppe Conte, y que se espera sea presentada en las próximas horas.

La reunión ha comenzado a las 9.00 horas locales (7.00 GMT) en el Palazzo Chigi, sede de la Jefatura del Gobierno.

En ella participan miembros de las dos formaciones, el propio Conte y también exponentes del grupo político de izquierdas Libres e Iguales, que podría sumarse a la formación de este Ejecutivo e incluso disponer de algún ministerio.

"Está terminando un trabajo serio. Falta todavía un pequeño paso final", dijo a los medios el portavoz del PD en la Cámara, Graziano Delrio, a su llegada a la reunión. Se espera que durante la mañana de este miércoles el primer ministro designado para formar este gabinete entre antisistemas y socialdemócratas presente ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, el programa político y la lista de ministros.

Una vez que el jefe del Estado dé su visto bueno, el Gobierno jurará sus cargos, lo que podría ocurrir ya esta misma tarde o mañana según las informaciones locales, y entre el viernes y el lunes se someterá la investidura en el Parlamento.

Se desconocen de momento los miembros del equipo de Gobierno aunque en Italia ya se habla de algunos nombres, como el líder del M5S, Luigi Di Maio, que podría encargarse del Ministerio de Exteriores, o Dario Franceschini, del PD, que podría ocupar el de Cultura.

Mattarella encarga formar gobierno a Conte

Fruto de la crisis provocada por Matteo Salvini para convocar nuevas elecciones, Mattarella instó a Conte a formar un nuevo gobierno.

Una vez que el Ejecutivo haya pasado todos los filtros de la Cámara de los Diputados y el Senado, deberá elaborar los Presupuestos Generales, que habrán de ser remitidos a Bruselas antes del próximo 15 de octubre.

El nuevo gobierno también tendrá que abordar la reactivación del crecimiento económico en un país con una deuda del 132% del PIB.