Cigarrillo eléctrónico
Una mujer con un cigarrillo electrónico. GTRES

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha alertado de que los cigarrillos electrónicos, las pipas de agua y los vapeadores también crean adicción y son perjudiciales para la salud y ha anunciado que este miércoles se presentará la primera campaña para alertar sobre sus riesgos.

El tabaquismo "es un problema gravísimo de salud pública y siempre hay nuevas formas de consumo contra las que combatir", ha dicho en la inauguración de la Jornada ‘Reducción de daños en tabaco: mentiras, verdades y estrategias’, que se ha celebrado este martes en la sede del Ministerio.

La campaña está orientada a la población de entre 14 y 18 años y tiene como objetivo eliminar los falsos mitos y creencias erróneas asociadas a estos nuevos productos.

Carcedo ha recordado que cada año en España se producen 50.000 muertes atribuibles al tabaco y de ellas 1.000 están relacionadas con el consumo pasivo de tabaco. “Son muertes prevenibles y prematuras y, por lo tanto, merecen que les dediquemos el máximo esfuerzo”.

Según la encuesta ‘Edades’ de 2017-2018, se ha detectado un cambio de tendencia con un repunte diario del consumo de tabaco de hasta el 34% de la población de entre 15 y 64 años, lo que supone un repunte de tres puntos porcentuales respecto a la anterior encuesta de 2015.

Carcedo subrayó que "el cigarrillo tradicional de cajetilla sigue siendo la forma de consumo de tabaco más extendida. Sin embargo, casi un 9% de la población de entre 15 y 64 años ha usado cigarrillos electrónicos alguna vez en su vida".

Según los datos que ha presentado, el grupo de edad "donde más presencia tiene esta práctica es entre los adolescentes y jóvenes de edades de 15 a 24 años. Casi un 13% de ellos asegura haber usado cigarrillos electrónicos alguna vez en su vida".

La ministra ha reconocido que el abandono de algunas medidas de prevención o la ausencia de información sobre las nuevas formas de consumo "están retrocediendo el objetivo de reducir el consumo del tabaco".