'Bous al carrer'
Uno de los festejos de 'bous al carrer' celebrados en la Comunidad Valenciana. EUROPA PRESS

El fallecimiento de un hombre de 52 años este sábado tras la brutal cogida de un toro durante las fiestas de l'Alcora (Castellón) elevando la cifra a cuatro muertes en total durante la celebración de las fiestas de 'bous al carrer' en 2019 en la Comunidad Valenciana, convirtiendo este año en el segundo con más fallecimientos tras 2015, en el que se registraron siete, según informa Levante-EMV.

El varón, vecino de la Vall d'Uixó, se encontraba cruzando la calle por la que corría el toro cuando este le corneó cerca de los barrotes de la estructura protectora de la calle Loreto. El animal le embistió en varias ocasiones propinándole cornadas en diferentes zonas de su cuerpo, una de ellas en el muslo, lo que le afectó a la arteria femoral. Además, el hombre sufrió un fuerte golpe en la cabeza.

A pesar de que fue trasladado rápidamente al hospital, los servicios sanitarios no pudieron hacer nada para salvar su vida debido a la gravedad de las heridas.

La primera víctima de este 2019 se produjo en el mes de abril en Xilkes. Un joven de 19 años perdió la vida tras sufrir una cogida mortal en la ingle que le provocó una enorme hemorragia. El pasado 2 de agosto, otro joven de 26 años falleció tras recibir una cornada de 20 centímetros en Pinoso. En el mismo mes de agosto, Vicente Asensio, de 59 años, murió en la ambulancia de camino al hospital tras ser cogido por el Torico de la Cuerda de Chiva, que le provocó dos heridas en el abdomen y una en la pierna.

En los últimos cinco años han muerto 17 personas en los 'bous al carrer' en la Comunidad Valenciana, que se concentran en los meses de verano durante la celebración de las fiestas con eventos taurinos de los municipios.

Siete muertes en 2015

De momento, el peor registro de fallecimientos se sitúa en 2015, cuando siete personas murieron a causa de una cogida. La primera se produjo el 11 de mayo de 2015, cuando un hombre de 33 años de Denia murió tras nueve días ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Ese mismo año, un anciano de 85 años muy aficionado a los toros, Miquel Seriol, desnucó en Gata de Gorgos tras ser embestido y caer de espaldas. También el conocido recortador 'El Jotero' perdió la vida en Onda por una triple cornada. En Museros, otro aficionado de 32 años falleció por las graves heridas que sufrió tras una espectacular cornada.

Por otro lado, en los tres años posteriores, las cifras se redujeron considerablemente situándose en dos víctimas por año.

Vicente Nogueroles, presidente de las peñas taurinas de 'bous al carrer' de la Comunidad, asegura que "el riesgo cero no existe" y que "es necesario que tanto quienes participan como quienes observan, sepan que están en una actividad de riesgo desde que acceden al recinto".

A pesar de los tres fallecimientos, Nogueroles asegura que el "el dispositivo sanitario ha sido excelente" y que "la mitad de los 'bous' se celebran en fin de semana" por lo que "en muchos municipios los ambulatorios están cerrados y es la organización la que atiende desde una torcedura de tobillo o un mareo hasta una herida por cornada", explica.

Sin embargo, las peñas analizarán, como cada año, los errores y las posibles mejoras con la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, el colegio de médicos, el de veterinarios y el de arquitectos cuando en octubre acabe la temporada de 'bous'.

Consulta aquí más noticias de Valencia.