Un cooperante francés ha sido asesinado al este del Chad. Se trata de Pascal Marlinge, que trabajaba para una organización humanitaria con los desplazados y refugiados en la localidad de Farchana, al este del país africano.

Marlinge, de 49 años, casado y padre de una adolescente, murió tiroteado cuando viajaba con otros cooperantes en un convoy de tres coches, que fue detenido por un grupo de hombres armados, según las primeras informaciones obtenidas por la ONG británica Save the Children , para la que trabajaba.

Al denunciar este "acto de barbarie", el ministro galo de Exteriores, Bernard Kouchner, ha pedido a las autoridades chadianas que esclarezcan lo ocurrido.

Marlinge, de 49 años, estaba casado y tenía una hija adolescente
El cuerpo de la víctima será trasladado hoy mismo a la capital del Chad. Según Save The Children, los tres coches -uno con un chófer de la ONG y los otros dos de otra agencia humanitaria-, habían salido de Farchana y se dirigía hacia Hajir Hadid, cerca de la frontera con Sudán, cuando un grupo de hombres armados "detuvieron el convoy y hubo unos disparos".

El ataque culminó con la muerte de Marlinge mientras que los otros cuatro cooperantes salieron indemnes, indicó la ONG que no ha conoce más detalles aunque ha enviado un equipo al Chad para ayudar en la investigación. Mientras se aclara lo ocurrido han decidido suspender su labor en el país africano.