La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha subrayado este jueves que el Open Arms "nunca, en ningún momento", pidió ir a un puerto español a pesar de que en otras tres operaciones de rescate sí que optó por el de Barcelona o Algeciras (Cádiz) pese a no ser los más cercanos.

Calvo, que comparece esta tarde en un pleno extraordinario del Congreso a instancias de Unidas Podemos, ERC y Compromís, ha apuntado además que hasta el pasado 16 de agosto, cuando ya habían pasado 16 días desde el primero de los tres rescates que efectuó en esta misión, la ONG "no explicita la situación interna que hay" a bordo.

La última de ellas, ha recordado, salvando la vida a 39 inmigrantes el 12 de agosto cuando sabía que Malta e Italia le habían negado un puerto.

"Ese mismo día, en el Estrecho Salvamento Marítimo atendía a 187. Si todas las vidas son iguales, son iguales también todas las vidas de los inmigrantes, no tenemos ninguna diferencia que hacer", ha asegurado.

Fue entonces cuando España se puso en contacto con Italia "para pedir ayuda y colaboración", ha dicho, y ante la falta de respuesta, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ofreció a la organización el puerto de Algeciras, que es el que cuenta con "los instrumentos más rápidos" para recibirlo adecuadamente.

No obstante, el barco humanitario declinó emprender una travesía de cinco días hasta el puerto gaditano por considerarla "inviable" en sus condiciones, lo que propició una segunda oferta por parte del Ejecutivo de los puertos de Baleares por ser los más cercanos a la nave y que Proactiva Open Arms también la rechazó.

Sin embargo, ha recordado la vicepresidenta, la ONG sí que aceptó ir a Algeciras en dos ocasiones en 2018 -una en agosto con 87 inmigrantes y otra en diciembre con más de 300-, y en una tercera al de Barcelona con 60 ante el cierre de los puerto de Malta e Italia el año pasado, no siendo ninguno el más cercano y, por tanto, no el más seguro, ha añadido.

"En este momento no ha pedido venir a puerto español, nunca, en ningún momento", sino que ha sido el Gobierno español el que le ofreció sus puertos "cuando ha pedido ayuda para que pudiera venir", ha zanjado Calvo.

Mientras los días seguían pasando y las autoridades italianas "no conseguían convencer a su ministro" del Interior, Matteo Salvini, de que les autorizara el desembarco, Sánchez dio la orden de fletar el Audaz para que fuese "hacia el barco y trajese todos los inmigrantes que quedaban, y así ocurrió", ha continuado.

Sin embargo, se topó con el "giro" que dio a los acontecimientos el fiscal de Agrigento (Sicilia) cuando ordenó, una vez que el buque militar había zarpado de Rota (Cádiz), el desembarco urgente en la isla italiana de Lampedusa de los 83 inmigrantes que quedaban a bordo del Open Arms de los 163 que llegó a auxiliar y que serán repartidos entre España, Francia, Alemania, Portugal y Luxemburgo.

Los 15 que corresponden a España llegarán el viernes alrededor de las 8 a San Roque, según ha dicho Calvo, que ha apuntado que la Comisión Europea que fijó el reparto "consideró que tenían una situación preferencial en reconocimiento al esfuerzo del Gobierno español".